Tratamientos ante la presencia de dificultades  en el control de la posición de la cabeza

El correcto control de la posición de la cabeza es esencial para cualquier persona, no obstante hay niños cuyas dificultades les impiden o dificultan tener un correcto control de la posición de su cabeza.Por eso fundamental conocer los diferentes tratamientos existentes, como reposacabezas, el entrenador de la posición de la cabeza o  el Headpod®, para favorecer que estos niños consigan tener un control óptimo de su cabeza.

 

Desarrollo e importancia del control de la posición de la cabeza

El control de la posición de la cabeza es de gran importancia,  puesto que desde la cabeza se produce una gran entrada de información en el sistema nervioso central (SNC) (visual, auditiva, vestibular y propioceptiva), por eso el control cefálico es una de las habilidades motrices que se desarrollan más precozmente.  Los niños con desarrollo típico pueden controlar la posición de su cabeza hacia los 3-4 meses de edad.

Y es que el control de la cabeza es un requisito previo que los niños necesitan para maximizar su contacto con el entorno y las personas que le rodean. El SNC necesita un marco de referencia estable para organizar la postura y el movimiento. Una cabeza estable proporciona ese marco de referencia desde donde procesar la información visual, vestibular y propioceptiva recogida. Por lo que el adecuado control de la cabeza proporciona una base sólida para integrar la visión, las habilidades orales-motrices, el control del tronco y del brazo y una alimentación segura.  Debido a que el sistema vestibular y la vista están en la cabeza, es importante contar con un control fino de la posición dela cabeza para la orientación y el equilibrio. Cuando no existe una buena alineación de la cabeza y la columna vertebral tareas vitales como la función respiratoria pueden verse comprometidas. Esto hace que uno de los principales objetivos dentro del control postural sea estabilizar la cabeza en el espacio.

Es importante destacar que el procesamiento sensorial se realiza de forma más fisiológica desde la posición vertical o casi vertical de la cabeza. Esta posición a su vez favorece el mantenimiento de la posición de la cabeza a través de una actividad muscular suave y permite poder realizar el movimiento de rotación cervical completo.  

 

Dificultades en el control de la posición de la cabeza

El control pobre de la cabeza o la incapacidad de mantener una orientación erguida y vertical de la cabeza, es un problema clínico frecuente en niños con desórdenes neuromotrices, entre los que se encuentran los niños con parálisis cerebral.

Este control pobre de la posición de la cabeza puede afectar negativamente  muchas facetas de la vida del niño, como es a nivel social, educativo, la recreación, el desplazamiento, el autocuidado, las habilidades para comer o la autoestima.  Por esta razón, incluso las pequeñas mejoras en el control de la cabeza tienen el potencial de ser de gran importancia práctica y psicológica para estos niños y sus familias.

En los niños con parálisis cerebral, en especial los clasificados en los grados GMFCS IV y V,  uno de los problemas más discapacitantes que pueden presentar es la hipotonía en la musculatura cervical, dado que les impide mantener la cabeza erguida y dificulta tremendamente la interacción con el entorno.

 

Las dificultades en el control de la posición de la cabeza, lleva a que estos niños mantengan su cabeza en hiperextensión o flexión. Estas posiciones tienen grandes repercusiones a nivel dentario (como maloclusiones), sobre el patrón respiratorio y de deglución. Por eso, se resalta la importancia de evitar esta posición de reposo como estrategia de prevención de afectación secundarias.

Se ha determinado que en patologías neuromotrices que cursan con pérdida de control cérvico-cefálico,  con frecuencia los impulsos para mantener la cabeza vertical generados en el cerebro no se proyectan sobre los músculos específicos para esa acción, sino que se proyectan sobre múltiples músculos de la parte alta del tronco y extremidades superiores, lo que provoca la activación de los agonistas y antagonistas al mismo tiempo. Esto genera alteraciones del tono muscular y un sobreesfuerzo agotador, así como falta de precisión de los movimientos voluntarios.

Además también se ha determinado que los niños con PC presentan problemas de percepción sensorial, que les dificulta aún más  la planificación y ejecución del movimiento. Esta deficiencia perceptiva está relacionada con un menor uso de los sistemas anticipatorios y con un peor desempeño en las tareas de alcance por parte de las extremidades superiores.

 

¿Qué tratamientos existen ante las dificultades en el control de la posición de la cabeza?

A lo largo del tiempo se han ido desarrollando diferentes tratamientos para mejorar el control de la posición de la cabeza, sin embargo son limitados y precisan de más estudios.  

A los niños con afectaciones severas en el control cefálico y debilidad muscular habitualmente se les ofrece sistemas de asientos personalizados, como silla de ruedas con soporte para la cabeza (soportes laterales, soportes en la barbilla o reposacabezas) que les ayudan a mantener una postura óptima. Aunque estos soportes tienden a bloquear el movimiento de la cabeza, y a menudo se asocia una reclinación hacia atrás del respaldo.

Estas opciones evitan la caída de la cabeza, pero la inclinación del respaldo hacia atrás aleja a la cabeza de la posición vertical deseada. Los soportes por su parte, y especialmente el de la barbilla, producen un bloqueo de la movilidad de la cabeza tanto hacia los lados como principalmente en la rotación, teniendo repercusiones en la comunicación y provocando inactividad de la musculatura cervical.

Estos sistemas tienen, por tanto, un carácter estático, lo que se contrapone a las conocimientos actuales, que indican que el desarrollo del control postural está muy relacionado con el movimiento voluntario.

 

Por eso se han ido desarrollando otros tratamientos dirigidos al trabajo activo del control cefálico.  Uno de estos tratamientos se basa en la biorretroalimentación aplicada a través un entrenador de la posición de cabeza (head position trainer). Esta intervención consiste en el entrenamiento de la posición de la cabeza mediante estímulos auditivos o visuales para incentivar a los a mantener la cabeza erguida. Para ello se les coloca un dispositivo en la cabeza (el head position trainer) que detecta si la cabeza está en la posición deseada. Cuando la cabeza está en la posición deseada emite un estímulo estímulo visual/auditivo en un pantalla. Diversas investigaciones relacionadas con este entrenamiento neuromuscular que han informado que esta intervención puede resultar eficaz para mejorar el control de la cabeza de los niños con parálisis cerebral, tanto desde la posición de sedestación como semi-inclinado hacia adelante (semi-prono), aunque sus posibilidades de éxito disminuyen cuanto más severa es la discapacidad y ante la presencia de retraso mental.

En base al hecho que los niños gravemente afectados precisan de una ayuda externa para mantener la alineación correcta que les permita trabajar el control postural y que esta ayuda no debe ser limitante sino facilitadora del movimiento normal, hace unos años se diseñó una de las intervenciones que actualmente está demostrando ser más eficaz,  el dispositivo Headpod®,  un dispositivo desarrollado en España y patentado internacionalmente.

Este dispositivo se basa en un concepto de intervención diferente al aplicado por los otros sistemas de control de la posición de la cabeza. Se basa en la “Suspensión Dinámica de la Cabeza” (SDC), es decir la posición de la cabeza se mantiene gracias a la suspensión proporcionada por el arnés que compone este dispositivo. Para conseguir la suspensión de la cabeza el arnés se ancla, habitualmente, en el reposacabezas o en el respaldo de la silla del usuario, aunque también puede ser anclado en otros dispositivos como bipedestadores, caminadores, bicicletas,…..

El hecho de que la cabeza esté en suspensión facilita la descarga el peso de la cabeza de la columna cervical, lo que ayuda a la cabeza a mantener la posición vertical,  evitando la flexión lateral y anterior de la cabeza, y a la vez que permite los movimientos activos de rotación, lo que facilita que el niño pueda mover la cabeza voluntariamente y tener un mejor contacto con el entorno.

 

 

Existe evidencia, a través de diferentes estudios, de que el dispositivo Headpod® mejora la alineación de la cabeza con respecto al cuerpo, así como el  control activo de la cabeza, en pacientes con mal control cefálico en sedestación. También hay evidencia de los efectos de este dispositivo en la función alimenticia, los mayores beneficios se dan en la postura de cabeza y cuello, y la deglución activa.

A través de la observación de los niños, también se ha constatado una mejora del contacto con el entorno, ya que cuando los niños utilizan el Headpod® son capaces de  rotar la cabeza de forma voluntaria hacia los estímulos del entorno (auditivos o visuales) el origen del estímulo, una mejora en la función de la extremidad superior, al mejorar la coordinación ojo-mano y  una mejora de la alineación del tronco, secundaria a la caída de la cabeza.

Se debe destacar que un estudio publicado recientemente sugiere que, contrariamente a la creencia de que los niños con afectación grave y profunda no pueden mejorar después de la infancia (en base en la interpretación de las curvas de referencia predictivas del GMFCS), el Headpod®  parece que sí que puede ayudar al desarrollo del control cefálico tras la infancia.

En la actualidad, esta ortesis dinámica se está usando cada vez en más niños con con mal control cérvico-cefálico, en ámbitos como el aprendizaje, la relación con el entorno,  y la facilitación respiratoria y deglutoria.

 

 

Este artículo es un post patrocinado que hemos tenido el placer de preparar para Headpod®, un dispositivo que merece nuestra confianza.


 

Referencias bibliográficas

Brown JE, Thompson M, Brizzolara K. Head Control Changes After Headpod Use in Children With Poor Head Control: A Feasibility Study. Pediatr Phys Ther. 2018 Apr;30(2):142-148. 

https://drive.google.com/file/d/15xhwVYBkf5OukUEX40LP7baABUOqluWZ/viewBrown JE. Measuring heda control changes after utilization of the Headpod in chilcren with poor head control.  A dissertation submitted in partial fulfilment of the requirements in the Graduate School of the Texas Woman´s University. 2017. Recuperado a partir de 

Galarron Pérez E, Barbero Iglesias FJ (dir). Valoración del uso del Headpod en niños sin control cefálico [trabajo final de grado en Internet]. [Salamanca]: Universidad de Salamanca, 2016. Recuperado  a partir de https://drive.google.com/file/d/0BxvhYzvMVTTWTi1ibmhKMnJsMEk/view

Ferro Galardi I,  Pérez Martín Y (dir). Postura y función manual en niños con PCI con el uso de un dispositivo de suspensión de cabeza. Ensayo cruzado [trabajo final de grado en Internet] [Madrid] : Universidad de Alcalá, 2015. Recuperado a partir de https://drive.google.com/file/d/0BxvhYzvMVTTWa1JrdGk1VzJpVmc/view

Kramer JF, Ashton B, Brander R.Training of head control in the sitting and semi-prone positions. Child Care Health Dev. 1992 Nov-Dec;18(6):365-76.

Wooldridge CP, Russell G. Head position training with the cerebral palsied child: an application of biofeedback techniques. Arch Phys Med Rehabil. 1976 Sep;57(9):407-14.

 

Fuente de las imágenes

http://www.newkidscenter.com/When-Do-Babies-Hold-Their-Head-Up.html

https://www.gponline.com/paediatric-medicine-cerebral-palsy/paediatrics/article/1009618

Kramer JF, Ashton B, Brander R.Training of head control in the sitting and semi-prone positions. Child Care Health Dev. 1992 Nov-Dec;18(6):365-76.

 

Dejar un comentario