Problemas motores en los niños con discapacidad intelectual

Los niños con discapacidad intelectual a menudo tienen retrasos secundarios o asociados en el desarrollo motor y pueden tener problemas con el aprendizaje motor y el control motor. Esto es especialmente cierto en el caso de los niños cuyo funcionamiento intelectual está moderado o gravemente limitado y requieren de una atención considerable por parte de fisioterapeutas y otros profesionales. Sin embargo, los problemas motores de algunos niños son mínimos y requieren poca o ninguna fisioterapia.

¿Qué entendemos por discapacidad intelectual?

La definición de discapacidad intelectual ha evolucionado a lo largo de los años. Inicialmente  se dio énfasis a los resultados de las pruebas de inteligencia, sin embargo en la actualidad el énfasis se ha trasladado hacia el funcionamiento individual dentro de entornos naturales.

La Asociación Estadounidense de Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo  ha propuesto la definición más ampliamente aceptada para el término discapacidad intelectual definiéndola como la discapacidad  “caracterizada por limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual como en el comportamiento adaptativo expresado en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas que se originan antes de los 18 años”.

Esta definición se basa en los apoyos que las personas necesitan dentro de entornos y rutinas naturales, más que en un cociente de inteligencia (CI) (nivel derivado de funcionamiento intelectual), e incorpora la dimensión de participación. Aunque todavía se requiere un coeficiente intelectual de 70 a 75 o menos para un diagnóstico de discapacidad intelectual, la definición también incluye las habilidades de adaptación, participación, interacciones y roles sociales, salud y contexto incluidas dentro de la Clasificación Internacional de Función, Discapacidad y Salud ( CIF)

AMPLIA TUS CONOCIMIENTO SOBRE LA INTERVENCIÓN PSICOMOTRIZ CON NUESTRO CURSO SEMIPRESENCIAL

inicio 18 de OCTUBRE 2021

MATRÍCULA ABIERTA

Mira que opinan los alumnos del curso de Introducción a la práctica psicomotriz...   "Me ha aportado muchísimo. Sobre todo a ver al niño desde otra perspectiva y me ha ayudado a relacionarme mucho mejor con ellos" (Nazareth M.P.) "Es un curso recomendable para cualquier persona que trabaje con la discapacidad y desde luego si trabaja con niños (0-16 años) yo creo que no es que sea recomendable sino absolutamente imprescindible" (Jone N.I.)

¿Cuáles son las causas de la discapacidad intelectual?

Existen múltiples causas de discapacidades intelectuales, muchas de las cuales han sido identificadas y otras muchas no.

El hecho de conocer el origen de la discapacidad intelectual de un niño a los fisioterapeutas nos resulta de gran  ayuda para predecir mejor las necesidades actuales o futuras de apoyo y planificación de la vida e identificar otros problemas relacionados con la salud que pueden estar asociados con un diagnóstico concreto.

Las discapacidades  intelectuales que se han identificado se pueden clasificar como discapacidad prenatal, perinatal y posnatal.

. Dentro de las causas prenatales se incluyen los trastornos cromosómicos, síndromes genéticos, enfermedades congénitas,  errores del metabolismo, trastornos del desarrollo de la formación del cerebro e influencias ambientales.

. Las causas perinatales incluyen trastornos intrauterinos y trastornos neonatales.

. Las causas posnatales más comunes incluyen traumatismos craneoencefálicos, infecciones, trastornos desmielinizantes, trastornos degenerativos, trastornos convulsivos, trastornos metabólicos tóxicos, desnutrición, privación ambiental y síndrome de hipoconexión.

 

¿Qué relación existe entre la discapacidad intelectual y la deficiencias motoras?

Los niños con discapacidades intelectuales tienen un alto riesgo de sufrir deficiencias motoras, siendo más probable que los niños con discapacidades intelectuales más graves presenten retrasos y discapacidades motoras más graves.

Respecto a las causas,  las deficiencias del movimiento se asocian más a menudo con algunas causas que con otras.

El momento en que se reconocen las deficiencias en el funcionamiento intelectual y el movimiento varía mucho, tanto dentro de los diagnósticos médicos como entre ellos. En algunos casos, como en niños con síndrome de Down o mielodisplasia, el diagnóstico prenatal o neonatal puede predecir discapacidades que pueden no ser evidentes todavía. En otros casos, el diagnóstico de la discapacidad no se lleva a  cabo hasta que se observa un deterioro del funcionamiento, o hasta meses o años después del nacimiento.

Inicialmente se propuso que el rendimiento motor relativamente bajo de las personas con discapacidad intelectual es el resultado de su capacidad limitada para procesar información y el rápido deterioro de esa información a lo largo del tiempo. Posteriormente se han propuesto también una relación entre la función intelectual y motora, con procesos cognitivos que afectan la "atención, la función ejecutiva, las habilidades visomotoras, el tiempo y el aprendizaje"

Muchos de los problemas de movimiento tienen su base en la patología del sistema nervioso central que puede conducir a deficiencias en la flexibilidad (demasiada o muy poca), producción de fuerza, coordinación, control postural, equilibrio, resistencia y eficiencia.

Por otro lado, las deficiencias cardiopulmonares y musculoesqueléticas también pueden contribuir a problemas de movimiento, así como a procesos cognitivos que afectan la atención, la función ejecutiva, el tiempo y el aprendizaje. Muchos niños también tienen problemas asociados, como discapacidades visuales y auditivas, parálisis cerebral, niveles bajos de excitación, trastornos convulsivos y varios otros problemas que pueden influir aún más negativamente en el desarrollo motor, el aprendizaje motor y el rendimiento motor.

Relación entre la exploración ambiental y las habilidades intelectuales

Los niños que tienen deficiencias motoras que restringen o impiden la exploración de sus entornos pueden estar en riesgo de sufrir retrasos secundarios en dominios como la cognición, la comunicación y el desarrollo psicosocial.

Diversos estudios han sugerido que la movilidad independiente es un motor de cambios psicológicos en los bebés con un desarrollo típico, especialmente los cambios de desarrollo en la comprensión social, la cognición espacial y las emociones. También han propuesto vínculos teóricos entre la movilidad independiente y el crecimiento de las estructuras cerebrales, la autoconciencia, el apego a los demás y la capacidad para lidiar con el medio ambiente.

Otros estudios han demostrado que la locomoción (no la edad en sí) está relacionada con cambios en tareas intelectuales espaciales como el reconocimiento de acantilados y pendientes y la permanencia de objetos. Los resultados de estudios individuales fueron respaldados por un metaanálisis, que encontró que la locomoción tiene un efecto sobre el rendimiento cognitivo espacial en los niños típicos.

Por lo que para los niños con discapacidad intelectual, así como para los niños con deficiencias motoras primarias, es fundamental favorecer la exploración ambiental desde los primeros momentos de vida.

 

Puedes saber más sobre la Valoración en niños con discapacidad intelectual

 

Fuente de la información 

Campbell S, Palisano R y Orlin M. Physical Therapy for Children. 4th Edition. St. Louis: Ed. Saunders; 2011

Palisano, Robert J. Campbell's Physical Therapy for Children. 5th Edition. St. Louis: Elsevier Health Sciences, 2017.

American Association on Intellectual and Developmental Disabilities. https://www.aaidd.org/intellectual-disability

Fuente de la imagen

1.https://lifeisanepisode.com/5-reasons-why-you-should-enroll-a-troubled-loved-one-to-intellectual-disability-programs-rochester/

Dejar un comentario