Marcha con los pies hacia adentro

Área privada Recursos Patologías/Alteraciones Alteraciones en el patrón de marcha  Marcha con los pies hacia adentro

<script/>Con frecuencia los niños a los que atendemos caminan con los pies hacia adentro. Esto es algo que suele preocupar a los padres. Por eso es frecuente con que nos encontremos con que tenemos que dar respuesta a las preguntas como ¿es normal que camine así? , ¿se le tendría que poner plantillas?,  ¿se le va a corregir?, yo de pequeño tuve que llevar unos aparatos en los pies ¿mi hij@ también?… Esto hace que necesitemos conocer en profundidad, dada la con frecuencia nos encontramos con niños caminan con los pies hacia adentro, para poder determinar si es o no “normal” y qué  podemos hacer como fisioterapeutas pediátricos ante esta situación.

AMPLIA TUS CONOCIMIENTOS SOBRE LA EVALUACIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS ANORMALIDADES EN LA ALINEACIÓN DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES  

INICIO PRÓXIMAMENTE 

Características propias de los niños pequeños

 

Los niños durante los primeros años de vida caminan con  un patrón inmaduro, es decir con características diferentes a las presentadas por el adulto, sus pasos son cortos, su base de sustentación está ampliada, los brazos están elevados,… Todas estas características son normales y esperadas, pues la marcha es una tarea compleja que requiere de años de práctica hasta conseguir un patrón de marcha maduro y eficiente.

Dentro de las características de la marcha encontramos la alineación de los pies con respecto a la línea media. Estadísticamente,  un porcentaje mayoritario de niños  camina con los pies apuntando al frente o ligeramente hacia afuera, por lo que estas son las alineaciones consideradas “normales” y las esperadas para todos los niños.

Alineación con los pies hacia adentro

 

Sin embargo, existe un porcentaje considerable de niños que  cuando  empiezan a caminar sus pies no apuntan al frente o ligeramente hacia afuera, sino que lo hacen con los  dedos de los pies apuntando hacia adentro, presentando una alteración torsional o rotacional que se conoce como marcha con los pies hacia adentro, intrarotación o marcha en in-toeing.

Esta forma de colocar los pies al caminar es  un aspecto que suele llamar mucho la atención de los padres y preocupar, al no ser la forma “normal” de  poner los pies.  Habitualmente este tipo de consultas las dirigen a los pediatras, pero nosotros también solemos recibir consultas sobre este tema por parte de los niños a los que atendemos, dado que es una condición que se da tanto en niños que presenten un desarrollo psicomotor normal como  en niños con retrasos en el desarrollo,  desordenes neuromotrices, …

La variante se corrige con el desarrollo

En los niños con un desarrollo psicomotor normal  esta  condición  es más habitual que se trate de una variante de la normalidad, más que a una alteración propiamente dicha.  Se considera que es tan solo una variante  puesto que generalmente  se corrige de manera natural  sin necesidad de ser tratada, lo que se conoce como corrección espontánea, a lo largo de 8 primeros años de vida.

Pero hay un porcentaje que no van presentar una corrección espontánea y van a seguir presentando esa alineación torsional o rotacional durante su vida adulta. En estos casos estaríamos hablando de una alteración.

La presencia de una marcha con los pies hacia adentro está muy ligada al desarrollo musculoesquelético que presentan los niños a lo largo de los primeros 8 años de edad.

Un niño cuando nace presenta unas características musculoesqueléticas muy diferentes a las que va a presentar su sistema musculoesquelético en la vida adulta. Presenta lo que se denomina la alineación fetal. Esta alineación está condiciona por la vida intrauterina. Durante los primeros años de vida el niño ha estado confinado dentro del vientre materno, lo que le supone unas condiciones especiales a las que se tiene que adaptar.

Pero una vez que el niño nace, las condiciones externas en las que tiene que desenvolverse cambian: pasa a estar bajo la influencia de la fuerza de la gravedad,  a buscar la posición bípeda, y a tener que conseguir una marcha eficiente, que le suponga el menor esfuerzo posible. Todo esto lleva a que su sistema musculo-esquelédesarrollotico se deba adaptar a estos nuevos requerimientos. Esta adaptación la va llevar a cabo, en gran parte, produciendo modificaciones en la alineación de sus huesos a lo largo de los primeros años de vida.

Cuando las modificaciones se producen más lentamente o no se producen las modificaciones óseas esperadas, es cuando estamos ante una variante o alteración en la alineación de las extremidades inferiores que da lugar a una marcha con los pies hacia adentro.

 

Por eso es resulta importante conocer cómo se produce el  desarrollo músculoesquelético normal a lo largo de los primeros años de vida,  y qué factores  influyen para que se produzca de forma adecuada. Aprende en profundidad cómo se produce el desarrollo mésculo-quelético y cómo detectar las alteraciones con el curso de Evaluación  y tratamiento de las anormalidades en la alineación de las extremidades  inferiores de las alteraciones en los niños .

Por Alicia Manzanas García, fisioterapeuta postgraduada en pediatría y actividad física adaptada desde 1999, por la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat de Barcelona, Máster en Psicologia, Salud y Calidad de Vida, por la Universitat Oberta de Catalunya. Docente en la Universidad Internacional de Catalunya en el Grado, Postgrado y Máster de Fisioterapia en Pediatría desde 2004.

Directora de efisiopediatric y responsable del Servicio de valoración y orientaciones ortésicas para las extremidades inferiores  (+info) 

Docente de los cursos dirigidos a las extremidades inferiores y marcha (+ info)

 

Referencias bibligráficas

Calzadilla Moreira V, Castillo García I, Blanco Estrada J, González Martínez E. Desviaciones torsionales de los miembros inferiores en niños y adolescentes.  Revista Cubana de Medicina General Integral. 2002; (5).

Cusick B.  Getting Down to the Bare Bones. Pediatric Orthopedics Part 1: The Modeling Process. (s.f.)

Cusick BD. Progressive Casting and Splinting for lower extremity deformities in children with neuromotor dysfunction. Texas: Therapy Skill Builders; 1990

Fabry G. Normal and abnormal torsional development of the lower extremities.  Acta Orthopaedica Belgica. 1997; 63 (4).

Sass P,  Hassan G. Lower Extremity Abnormalities in Children. American Family Physician. Aug  2003; 68 (3): 461-468.

 

Fuente de la imagen

  1. https://www.motherforlife.com/baby/13-36-months/development/7735-my-child-is-in-toeing.thtml