¿Son adecuadas todas las intervenciones que están recibiendo los niños con parálisis cerebral? (II)

Continuando con lo expuesto en el artículo anterior, en éste expondremos la segunda parte de los resultados obtenidos por Novak y col. (2013)  tras la revisión de la evidencia de las intervenciones  que reciben los niños con parálisis cerebral.

Las intervenciones  que revisaremos en este post son las  Intervenciones dirigidas a mejorar la función en el nivel de actividad,  entre las que se distinguen las intervenciones dirigidas a la mejora de las actividades motrices y  las dirigidas a la mejora de la función y autocuidado.

A modo de recordatorio indicar que los resultados estaban codificados según el “sistema de luces de semáforo” de manera que:

  • luz verde indica que la intervención es efectiva
  • luz amarilla/ naranja indica que la intervención presenta una baja evidencia que respalde su efectividad o una evidencia inconclusa, y
  • luz roja indica que la intervención no se recomienda para el cuidado y abordaje terapéutico estándar o que existen intervenciones alternativas eficaces  que proporcionan el mismo resultado clínico.

Esquema estado de la evidencia (II)

En primer lugar ,  tal y como vemos en el siguiente esquema, los resultados obtenidos en el nivel de la mejora de las actividades motrices fueron los siguientes:

Mejora de las actividades motricesTal y como vemos,  existe un gran número de intervenciones dirigidas a la mejora de las actividades motrices,  entre las cuales afortunadamente existe un número considerable de intervenciones que  han sido consideradas como eficaces.

La terapia de restrictiva del movimiento (CIMT), el entrenamiento bimanual (HABIT), la terapia orientada al contexto, el entrenamiento dirigido al objetivo o entrenamiento funcional, la terapia ocupacional tras la Toxina Botulínica y los programas domiciliarios son las intervenciones que han mostrado ser eficaces en este nivel.

A su vez, el biofeedback, la hidroterapia, la hipoterapia, la cirugía multinivel en una única intervención junto a terapia  y la intervención temprana (EI) aparecen como intervenciones que todo no poder ser consideradas eficaces en base a su evidencia actual, son consideradas como intervenciones probablemente adecuadas.

Por el contrario, intervenciones como la educación conductiva (CE-Peto), el Therasuits y la terapia Vojta aparecen como intervenciones que probablemente no sean adecuadas hacerlas, mientras que  la terapia del neurodesarrollo (NDT, Bobath), el oxígeno hiperbárico (HBO) y la terapia de integración sensorial (SI) claramente aparecen como intervenciones no adecuadas para conseguir el objetivo de mejorar las actividades motrices.

 

CONOCE TODOS NUESTROS CURSOS 

 

Por otro lado,  tal y como vemos en el siguiente esquema, los resultados obtenidos en el nivel de la mejora de la función y del autocuidado los resultados fueron los siguientes:

En este caso, las intervenciones que han demostrado ser eficaces son el entrenamiento dirigido un objetivo o entrenamiento funcional y los programas domiciliarios.  Por su parte, los asientos y sistemas de posicionamiento, el entrenamiento en cinta de correr (Treadmill), la toxina botulínica, la tecnología de asistencia y  la rizotomía dorsal selectiva (SDR) aparecen como intervenciones probablemente adecuadas para hacer, todo que ésta últimas junto con las ortesis de mano, el baclofeno intratecal (ITB) y el procesamiento sensorial se encuentran clasificadas en la zona de intervenciones cuya eficacia es desconocida en la parálisis cerebral.

Por otro lado,  el masaje y la terapia del neurodesarrollo (NDT, Bobath ) se encuentran clasificadas como intervenciones que resultan poco adecuadas como intervenciones dirigidas a la mejora de la función y el autocuidado.

Finalmente, debemos indicar que tal y como apuntan los autores del estudio, cuando buscamos resultados a nivel de las actividades, se deben aplicar intervenciones de aprendizaje de “arriba hacia abajo”  o basadas en la realización, siendo las intervenciones, y que están basadas en la teoría de aprendizaje motor que se centran directamente en el entrenamiento de tareas específicas o de actividades de interés, y no se ocupan de las deficiencias en las estructuras corporales y la función.

Por otro lado, y recordando lo que habíamos apuntado en los artículos anteriores, los autores señalan que cuando se seleccionan las intervenciones para los niños con parálisis cerebral es de suma importancia que los profesionales elijan intervenciones basadas en evidencia en el nivel de participación y en el nivel de actividades, ya que son las intervenciones que perfeccionan las fortalezas del niño y reflejan sus intereses y motivaciones y en última instancia, buscan ayudar a los niños a vivir una vida inclusiva y feliz.

 

 


 

También te puede interesar

¿Son adecuadas la intervenciones que se están realizando en los niños con parálisis cerebral?  (I)

¿Son adecuadas la intervenciones que se están realizando en los niños con parálisis cerebral?  (III)

 Referencias Bibliográficas

 Novak I., Micntyre S., Morgan C., Campbell L., Dark L., Morton N., Stumbles E., Wilson S. y Goldsmith S. (2013) A systematic review of interventions for children with cerebral palsy: state of the evidence. Developmental Medicine & Child Neurology. 55(10):885-910. doi: 10.1111/dmcn

Fuente de la imágen:

http://neurorehabilitacionycalidaddevida.blogspot.com.es/2010/11/menos-del-uno-por-ciento-de-ninos-nacen.html