desarrollo cerebral (1)

Importancia de la experiencia para el desarrollo cerebral

¿Por qué  los seres humanos dependemos de los padres durante tanto tiempo en comparación con el resto de animales? La razón básica estriba en nuestro cerebro, cuya maduración requiere mucho más tiempo que el de la mayoría de especies.

Muchos animales a las pocas horas de nacer ya están preparados para llevar a cabo habilidades tan complejas, como “caminar” por sí solos. Esto se debe a que su  supervivencia depende de ello.

Un bebé humano, sin embargo, tarda algo más de una año en empezar a caminar, con lo que su supervivencia depende completamente de la protección de sus cuidadores. El caminar, como muchas de otras de las habilidades que desarrollamos los humanos, no es una habilidad innata que posea el bebé, sino que es el resultado del aprendizaje.

Un recién nacido humano muestra un limitado conjunto de capacidades, si las comparamos con las habilidades que va a ir desarrollando a lo largo de la vida. La mayoría de capacidades que posee el recién nacido están relacionadas con su supervivencia como es hecho de succionar para poder alimentarse, llorar para atraer la atención de sus cuidadores,… Esta situación de indefensión es consecuencia de que su cerebro debe madurar o desarrollarse en gran medida.

Curso Online de Intervenciones en Atención Temprana

Maduración o desarrollo cerebral  y experiencia

El desarrollo del cerebro humano es un proceso prolongado que comienza en la fase prenatal y se extiende por lo menos hasta el fin de la adolescencia.

El desarrollo del sistema nervioso humano se inicia muy tempranamente, aproximadamente a partir del día 18 de gestación, de manera que la arquitectura básica del cerebro humano se desarrolla antes de nacer.

La mayoría de las neuronas que tenemos se producen durante la gestación y en el momento de nacer están organizadas, formando la corteza y otras estructuras importantes del cerebro. Sin embargo, el desarrollo cerebral en el recién nacido queda lejos de estar completo.

En el momento de nacer también están presentes los principales “caminos” de la materia blanca que constituyen las redes cerebrales para el procesamiento de las informaciones.

Inmediatamente después de nacer se produce un incremento espectacular del número de conexiones o sinapsis en todo el cerebro humano, hasta el punto que al cumplir el primer año de vida, el cerebro de un niño tiene casi el doble de conexiones si se lo compara con el de un adulto.

Incremento del número del número de conexiones a lo lago de los 6 primeros meses de vida

 

Este incremento neural espectacular se sigue de una poda sistemática de conexiones hasta formar un conjunto de redes cerebrales estables. Muchos de los caminos que se forman inicialmente son efímeros, y dan lugar a ciertas conexiones entre las distintas áreas cerebrales, que no se observan en el adulto. Esta sobreabundancia de conexiones y caminos gradualmente decrece a lo largo de la infancia, a medida que muchos de ellos son “podados” y desaparecen.

Son muchos los factores contribuyen a esta disminución, pero entre ellos encontramos la  influencia de las experiencias.

La experiencia o práctica de una habilidad, determina la actividad de un camino neural, decidiendo de esta manera si una conexión particular se debilita o se estabiliza formando parte de una red permanente. Éste es un factor clave para la “plasticidad” del cerebro en desarrollo: su adaptabilidad respecto a la experiencia, que le confiere un valor inestimable para la supervivencia.

Por lo que las experiencias del niño son la que van a desempeñar un papel esencial en el modelado y la afinación de los principales caminos cerebrales y redes corticales.  Siendo las que van a determinar qué sistemas se estabilizarán y cuáles dejan de ser importantes desde el punto de vista funcional.

De ahí que un entorno creativo donde el niño esté expuestos a una variedad de nuevas ideas, objetos y experiencias le ayuda a desarrollar su cerebro, resultando especialmente importante que el bebe tenga la oportunidad de moverse desde una edad temprana. 

 

También te puede interesar

Desarrollo del cerebro de 0 a 6 años

 

 

Alicia 2

Por Alicia Manzanas García, fisioterapeuta postgraduada en pediatría y actividad física adaptada desde 1999, por la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat de Barcelona, Máster en Psicología, Salud y Calidad de Vida, por la Universitat Oberta de Catalunya. Docente en la Universidad Internacional de Catalunya en el Grado, Postgrado y Máster de Fisioterapia en Pediatría desde 2004.

Directora de efisiopediatric.

Docente de los cursos dirigidos a las extremidades inferiores y marcha (+ info)

Fuente de la información

  1. Rosselli M.Maduración Cerebral y Desarrollo Cognoscitivo. Rev.latinoam.cienc.soc.niñez juv vol.1 no.1 Manizales Jan./June 2003
  2. Oates J, Karmiloff-Smith A, Johnson M A. El cerebro en desarrollo. The Open University, 2012. 
  3. La estimulación temprana y sus importancia.  Revista digital para profesionales de la enseñanza. 

Fuentes de las imágenes

  1. http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/El-cerebro-en-desarrollo.pdf
  2. https://www.sciencedaily.com/releases/2017/09/170921161253.htm

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario