¿Cómo puede ayudar la fisioterapia pediátrica a los niños con TEA?

El  trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del desarrollo que se presenta antes de los tres años de edad. Se trata de un espectro con afectación de todas las áreas del desarrollo. La fisioterapia pediátrica cada día va adquiriendo un papel más importante dentro de las intervenciones con niños con TEAdebido a que en los últimos años los distintos estudios existentes han demostrado que  estos niños tienen dificultades en la función motora gruesa.

Alteraciones en la función motora en los niños con TEA

Una de las áreas que se ve afectada es la motricidad gruesa, y dentro de esta  la marcha, habiendo otros objetivos de tratamiento.  Los niños con TEA muestran numerosas estereotipias de la marcha  como alteraciones  en el ritmo, dar saltos, brincar o saltar y girar.  

Dichas alteraciones se sabe que están asociadas a problemas en el sistema vestibular y visual (deficiencias en el seguimiento suave de los ojos y en los movimientos oculares sacádicos), debido a una disfunción del vermis cerebeloso (hipo o hiperplasia).

Las deficiencias en el control postural y la marcha de los TEA  también se han relacionado con la disfunción de integración sensorial en el cerebelo o en los ganglios basales, debido a las similitudes con alteraciones de la marcha observadas en la enfermedad de Parkinson.

 

YA PUEDES APUNTARTE A LA LISTA DE ESPERA PARA MANTENERTE INFORMADO DE ESTE CURSO

 

 

Alteraciones en los parámetros de la marcha

En un estudio publicado recientemente se exponen los resultados de una revisión sistemática de la bibliografía indicando que  los niños con TEA presentan las alteraciones en las características del patrón de marcha. Esta revisión ha puesto de manifiesto que estos niños presentan alteraciones en los parámetros temporo-espaciales, cinemáticos y cinéticos de la marcha.

En cuanto a los parámetros temporo-espaciales de la marcha, se ha visto que los niños con TEA presentan una reducción significativa de la longitud del paso, un aumento significativo de la base de sustentación, junto con un aumento de la  cadencia y del tiempo de doble apoyo.

En relación a los parámetros cinemáticos, estos niños presentan alteraciones en diferentes articulaciones y fases de la marcha. En el contacto inicial,  presentan una mayor flexión plantar de tobillo y flexión de rodilla a la esperada. El momento del despegue de los dedos también se muestra alterado, con una reducción de la flexión dorsal de tobillo y de la flexión de rodilla y un aumento significativo de la flexión de la cadera.

La articulación más afectada en los niños con TEA es el tobillo, la cual muestra una reducción  general del rango de movimiento.

A nivel cinéticoel tobillo presenta una disminución de la fuerza de reacción en el grupo muscular de los flexores plantares. En la rodilla, no se encontró ningún tipo de alteración pero sí en los flexores de cadera que se encontraban reducidos.

Otros estudios han investigado el efecto de los factores externos en la variabilidad de la marcha en niños con TEA y han observado que estos niños amplían su base de apoyo  cuando caminan   aumentando  la velocidad.

Tras esta revisión sistemática no está claro si los niños con TEA reducen el rango de movimiento o si  simplemente tienen un patrón de marcha más rígido que sus iguales sanos.

Esto encajaría con la idea de que poseen algunos autores sobre la disminución de la flexión plantar. Aunque también podría encajar con la idea de otros autores sobre que es causada por la hipotonía, que fue confirmada en un tercio de los niños diagnosticados con TEA. Además se comparó las imágenes cerebrales de los niños con TEA con controles sanos y mostraron la maduración del cerebelo de manera anormal en el grupo TEA.

Dentro de los factores que pueden afectar a las investigaciones con niños TEA se encuentran: la capacidad intelectual, problemas de conducta y el grado de afectación global.

En conclusión, los resultados generales de los estudios realizados no son concluyentes; sin embargo, algunos resultados sugieren un patrón característico en la marcha de niños con TEA, alteraciones temporo-espaciales, cinemáticas y cinéticas. Estas alteraciones junto con otras alteraciones motoras se pueden utilizar para realizar una aproximación del diagnóstico temprano de TEA.

Cómo intervenir sobre la alteraciones en el patrón de marcha

Como propuesta, se debería de realizar programa de ejercicios individualizado basado en la evaluación inicial, donde se incluya la reeducación de la marcha, fortalecimiento de las extremidades, trabajo de equilibrio y el entrenamiento propioceptivo para mejorar los patrones de marcha y la coordinación global, con el objetivo general de aumentar la actividad física y la calidad de vida de los niños con TEA.

Javier 2

Por Javier Merino Andrés, fisioterapeuta diplomado desde 2006 y Máster en Neurocontrol Motor. Delegado por Toledo de la Sociedad Española de Fisioterapia en Pediatría y miembro de la Junta Directiva de Taping Neuromuscular Internacional. Ha trabajado en diferentes ámbitos de la fisioterapia pediátrica (centros de atención temprana, escuelas específicas y centro de valoración). Especializado en neurocontrol motor.

Colaborador en efisiopediatric

Docente del curso Fisioterapia pediátrica en TEA(+info)


 


También te puede interesar

Actividad acuática para niños con Trastornos del Espectro del Autismo

 


Fuente de la información

Kindregan D, Gallagher L, Gormley J. Gait deviations in children with autism spectrum disorders: a review. Autism Res Treat. 2015;2015:741480.

Dejar un comentario