masaje articulo del mes

Experiencias con el Masaje Infantil en la práctica asistencial

 

El Masaje Infantil es un procedimiento que se realiza por parte de los padres hacia su bebé y que engloba técnicas tradicionales de masaje y técnicas de relajación más actuales.

El origen del Masaje Infantil es muy antiguo y se ha llevado a cabo en diferentes culturas, aunque cada una de ellas le ha concedido sus propias características según sus necesidades, creencias y sus objetivos a conseguir con esta práctica.

En el mundo occidental, el Masaje Infantil está siendo más investigado, y por tanto, estamos concediendo mayor importancia a las prácticas e intervenciones neonatales, como complemento a las intervenciones sanitarias en niños con algún trastorno del desarrollo o riesgo de padecerlo.

A través del Masaje Infantil obtenemos una serie de beneficios para el bebé y para la persona que lo ofrece, en el caso de los niños con trastornos del desarrollo, lo ideal es que sean los padres.

Los niños con necesidades especiales se benefician aún más de la intimidad y reciprocidad que se crea durante el Masaje Infantil. El hecho de conocer las señales y la comunicación no verbal del bebé hace que los padres se sientan más competentes y seguros.

En el caso de los bebés con algún trastorno del desarrollo, el proceso del vínculo afectivo puede verse alterado, ya que el niño puede no responder de forma normal a las señales de los padres.

Aprende cómo aplicar el masaje infantil y cómo ajustar el masaje terapéutico ante los niños con trastornos del desarrollo en el curso de la Dra. Elena Piñero, “Masaje infantil como herramienta en fisioterapia pediátrica y sus adaptaciones terapéuticas ante trastornos del desarrollo”.

Hace años, cuando comencé mi andadura en el mundo del masaje infantil, decidí investigar más allá en los beneficios de esta maniobra a partir de lo que observé en mi práctica clínica. Os cuento.

Realizaba, por entonces, talleres grupales de masaje infantil con padres y madres de bebés con trastornos del desarrollo en el centro de atención temprana en el que llevaba a cabo mi trabajo como fisioterapeuta pediátrica.

Las familias asistían a este taller como complemento a las escuelas de padres del centro, así como de las sesiones individuales con su profesional de referencia. Me encontraba, a menudo, padres y madres desolados que venían con sus bebés, “obligados moralmente” a venir porque les habían contado que el taller les vendría bien. Una madre me llamó especialmente la atención desde el primer día. Venía con su bebé, una niña con síndrome de Down preciosa, rubia de ojos verdes, y su marido. Tenían dos hijos más que dejaban ese rato con los abuelos para venir con la pequeña. La mamá no tocaba a su bebé, la llevaba siempre el padre en brazos o en el carro. Tendría 3 o 4 meses. El primer día del taller, la mamá se sentó en una silla aparte, separada del grupo que estaba en colchonetas con los bebés en el suelo. No habló. No me miró. Cuando terminamos, se fue sin decir palabra. El segundo día se sentó junto al padre y a la bebé en el suelo, y solo se dedicaba a mirar qué hacía el padre y si seguía bien mis indicaciones. El tercer día, fue corrigiendo al padre en las maniobras que debía realizar, levantaba la mirada y me miraba mientras explicaba. Al cuarto día, en medio del masaje hizo algo sorprendente. Quitó las manos del padre del cuerpo de la bebé y le dijo: “déjame intentarlo”. Así fue como en cuatro sesiones, esa madre fue cogiendo confianza, aceptando la nueva situación, vinculándose con las señales que le ofrecía su bebé y que fue aprendiendo a interpretar, ya que ella misma sabía qué necesitaba su pequeña en cada momento.

En la última sesión, cuando todo el mundo abandonó la sala, yo me encontraba recogiendo. Ella se me acercó y me dijo:

gracias Elena, me has enseñado a ver a mi bebé, más allá de lo que tiene, me has dado la oportunidad de olvidarme de las terapias y disfrutar del contacto con mi niña”.

Este fue el punto de inflexión de mi carrera, donde decidí darle respuesta científica a lo que iba observando en los padres y madres, a lo que me contaban que sus bebés cambiaban, a organizar la información que se desprendía de cada taller. Gracias a ellos, hoy podemos saber qué beneficios tiene el masaje infantil en el desarrollo y la salud de los bebés con trastornos del desarrollo y qué cambios experimentan los padres y madres tras la aplicación de los mismos respecto a ellos mismos y a sus bebés.

 

Aprovecha la oportunidad de saber más sobre cómo aplicar el masaje infantil en la atención a niños y trastornos en el desarrollo y sus familias, de manera cómoda y sencilla con este curso online acreditado por la CFC.

CURSO AVALADO POR                                                CURSO ACREDITADO  CON 1.5  CRÉDITOS POR LA CFC 

 

NUESTROS ALUMNOS OPINAN SOBRE EL CURSO DE MASAJE INFANTIL

 ” Felicidades por el curso! Ha sido mi primero con efisiopediatric y me ha gustado mucho la estructuración, los contenidos y todo! 🙂 ” (Elena C.G)

 “Cumplía a la perfección mis expectativas. Era el curso que estaba buscando sobre masaje infantil.”
(Lidia N.M) 

 “El curso de Masaje infantil como herramienta en Fisioterapia Pediátrica y sus adaptaciones terapéuticas ante trastornos del desarrollo, es muy completo a nivel teórico y las explicaciones son muy claras y precisas. Asimismo, a pesar de ser online, los vídeos son muy ilustrativos y te permiten afianzar rápidamente los conocimientos teóricos. Muy recomendable para la práctica diaria en pediatría.” (Ruth R.S)

 

Elena PPor Elena Piñero Pinto, diplomada en Fisioterapia por la Universidad de Sevilla en 2004. Máster en Actividad Física y Salud y en Atención Temprana. Doctora por la Universidad de Sevilla en 2012. Delegada provincial de la Sociedad Española de Fisioterapia en Pediatría y socia de la Asociación Interprofesional de Atención Temprana de Andalucía. Actualmente trabaja como personal docente e investigador en el Departamento de Fisioterapia de la Universidad de Sevilla y lleva a cabo parte del Programa de Optimización del Desarrollo de las Escuelas Infantiles de esta universidad.

Otros artículos de interés

El Masaje Infantil como herramienta de intervención en niños con trastornos del desarrollo

El masaje infantil, una intervención eficaz en los niños con hipotonía

Referencias bibliográficas

  1. Piñero Pinto E. Efectos del Masaje Infantil en el desarrollo madurativo del bebé con síndrome de Down y en la aceptación, compromiso y conciencia de influencia de los padres (tesis doctoral). Sevilla; Universidad de Sevilla; 2012.
  2. Piñero Pinto E, Rebollo Roldán J, Jiménez Rejano JJ. Efectos del masaje infantil sobre la salud y el desarrollo del niño. Una revisión. Cuestiones de fisioterapia: revista universitaria de información e investigación en Fisioterapia. 2014; 43 (3): 206-212.
  3. Schneider V. Masaje Infantil. Guía práctica para el padre y la madre. 4ª ed. Barcelona: Medici; 2008.
Sin comentarios aún.

Deja un comentario

CURSO DE MASAJE INFANTIL 

MÁS INFORMACIÓN e  INSCRIPCIONES