Enriquecimiento del entorno en niños: qué es y qué efectos presenta en el desarrollo de los niños

 

¿Qué es el enriquecimiento del entorno? 

El término “enriquecimiento” generalmente se refiere a los aumentos en la variedad y/o cantidad de estimulación multisensorial con el objetivo de provocar cambios en el comportamiento. De aquí parte el enriquecimiento del entorno.

Se debe señalar que no existe una definición única acordada para el enriquecimiento del entorno en bebés humanos, por lo que se tiende a tomar como referencia la definición de  enriquecimiento del entorno desarrollada en las investigaciones realizadas con animales. Esto se debe a que el impacto del enriquecimiento en el desarrollo temprano se empezó a estudiar comparando roedores criados en laboratorio con respecto a roedores criados en condiciones estándar.

De un tiempo a esta parte el enriquecimiento ambiental ha sido interés porque las experiencias cotidianas pueden mejorar o inhibir potencialmente la plasticidad cognitiva y, por lo tanto, la capacidad de aprender, por lo que también se ha venido estudiando y aplicando como tratamiento para los trastornos del neurodesarrollo. 

De manera que encontramos que el enriquecimiento del entorno en niños se define como aquellas intervenciones que tienen como objetivo enriquecer al menos uno de los aspectos motores, cognitivos, sensoriales o sociales del entorno del bebé con el fin de promover el aprendizaje. 

AMPLIA TUS CONOCIMIENTOS SOBRE LAS ESTRATEGIAS Y HERRAMIENTAS DIRIGIDAS A TRABAJAR CON FAMILIAS

INSCRIPCIÓN ABIERTA

 

¿Qué sabemos de los efectos del enriquecimiento del entorno?

En los estudios con animales se ha demostrado de manera repetida el valor de los ambientes enriquecidos para mejorar la recuperación del cerebro tanto a nivel estructural como químico, incluyendo mejoras en la memoria y función motora.

Sin embargo, replicar estos estudios llevados a cabo con animales son difíciles con humanos porque los humanos experimentamos un nivel individualizado de complejidad y variabilidad dentro de nuestras vidas diarias. 

En el caso de los niños además, a diferencia de los animales, los bebés humanos no pueden acceder voluntariamente a su entorno porque la maduración motora ocurre más tarde (por ejemplo, la deambulación no está presente al nacer). En consecuencia, los bebés dependen de sus padres para acceder al enriquecimiento del entorno tanto generalizado como específico.

Cabe señalar que se sabe mucho más sobre el impacto negativo de la privación en el desarrollo infantil, lo que ha permitido establecer que el enriquecimiento del entorno y la plasticidad dependiente de la actividad son vitales.

Existen ejemplos de este impacto negativo de la privación como es el caso de los niños institucionalizados en entornos desfavorecidos, quienes muestran cocientes intelectuales 20 puntos más bajos que sus pares. Este impacto negativo es reversible cuando se aplica  enriquecimiento del entorno dentro de los orfanatos. 

Por su parte, los niños que viven en la pobreza crónica experimentan un crecimiento más lento, peor salud y menor capacidad intelectual a menos que existan factores protectores del  enriquecimiento del entorno como son: responsabilidad y aceptación de los padres, disponibilidad de materiales de aprendizaje, áreas de juego seguras y una variedad de experiencias. 

En los niños con un desarrollo típico también se ha visto que experimentan retrasos en las habilidades para sentarse cuando los padres les mantienen todo el tiempo boca arriba, siguiendo las recomendaciones del programa de "dormir boca arriba" frente al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, lo que priva a estos niños de experiencias en posición prona. 

Otro ejemplo sería el retraso que pueden experimentar los niños con un desarrollo típico en el desarrollo de la marcha cuando hacen un uso habitual de andadores para bebés.   

Cabe señalar que estos últimos ejemplos tienen solo una influencia a corto plazo en el desarrollo motor en niños con un desarrollo típico, y no se sabe si estas influencias ambientales pueden beneficiar o perjudicar a los bebés con trastornos motores de alguna manera. 

Aunque se sabe mucho más sobre los efectos del enriquecimiento ambiental como estrategia compensatoria de los impactos negativos de la privación, se cree que el uso de entornos enriquecidos en las primeras etapas del desarrollo es particularmente efectivo durante los períodos críticos o sensibles, cuando la plasticidad cerebral está especialmente influenciada por la experiencia.

De ahí que la industria comercial y algunas entidades han propagado la idea de que acelerar la progresión de los períodos sensibles a través del entrenamiento temprano es beneficioso para los niños con desarrollo típico, señalando que por ejemplo mejoran el desarrollo cognitivo en niños menores de dos años. Sin embargo, muchos de los productos creados para este enriquecimiento han sido ampliamente desacreditados por la comunidad científica. Estos productos de enriquecimiento ambiental se considerarían no compensatorios, porque están destinados a mejorar el desarrollo típico.

Otro aspecto a comentar es que se ha visto que el ejercicio físico puede producir algunos de los mismos efectos beneficiosos que los entornos enriquecidos en el cerebro y el comportamiento, tanto en animales como en los humanos.   

En los niños, se ha demostrado que la educación física enriquecida (juegos físicamente activos y juegos diseñados para ser cognitivamente desafiantes) mejora la coordinación motora y el control inhibitorio. Esto sugiere que el juego proporcionado a través de un programa estructurado de actividad física puede brindar más beneficios que los programas tradicionales de ejercicio físico. 

En base a esto, en el contexto de los niños con desórdenes en el neurodesarrollo, se cree que el enriquecimiento ambiental puede compensar la privación de información sensorial/social/motora causada por un entorno poco estimulante y/o por sistemas sensoriales disfuncionales. Así como, también se cree que los entornos enriquecidos pueden acelerar las trayectorias de desarrollo retrasadas, lo que puede ayudar a los niños a lograr habilidades típicas de su edad. 

 

Puedes ampliar tus conocimientos en relación al Enriquecimiento del Entorno  en niños con alteraciones motrices en el Área Privada 

 

 

Alicia 2Por Alicia Manzanas García, fisioterapeuta postgraduada en pediatría y actividad física adaptada desde 1999, por la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat de Barcelona, Máster en Psicología, Salud y Calidad de Vida, por la Universitat Oberta de Catalunya. Docente en la Universidad Internacional de Catalunya en el Grado, Postgrado y Máster de Fisioterapia en Pediatría desde 2004.

Directora de efisiopediatric.

Docente de los cursos dirigidos a las extremidades inferiores y marcha (+ info)

 

Fuente de la información

Ball NJ, Mercado E ,  Orduña I. Enriched Environments as a Potential Treatment for Developmental Disorders: A Critical Assessment. Front. Psychol., 06 March 2019

Morgan C, Novak I, Badawi N. Enriched environments and motor outcomes in cerebral palsy: systematic review and meta-analysis. Pediatrics. 2013 Sep;132(3):e735-46

Environmental enrichment for promoting development. http://tomt.skillsforaction.com/therapy/environmental-enrichment

 

Fuente de la imagen

  1. http://tomt.skillsforaction.com/therapy/environmental-enrichment

Entradas relacionadas

Dejar un comentario