dolor de espalda y mochilas

Dolor de espalda en los niños y su relación con las mochilas escolares

El hecho de que los niños tengan que llevar mochilas llenas de materiales  se ha relacionado con la presencia de dolores  de espalda en los niños. En este post revisaremos si realmente hay relación entre las mochilas escolares y los dolores de espalda, así como las medidas que pueden ayudar a evitarlos.

Que un niño tenga que llevar una mochila para transportar sus materiales escolares es algo muy habitual y no debería suponer ningún problema. Pero este hecho se ha relacionado directamente con los dolores de espalda que presentan algunos niños. Se han ido publicando diferentes estudios sobre este tema pero revisaremos especialmente el último publicado sobre este tema (Dockrell et al, 2015). Este estudio se ha dirigido a investigar si todos los dolores de espalda que presentan los niños están realmente relacionados con la carga de las mochilas escolares.

El estudio  se llevó a cabo con niños de primaria que mayoritariamente transportaban mochilas de dos tirantes apoyadas sobre sus dos hombros, con peso medio de las mochilas correspondiente al 12.6% del peso corporal del  niño, aunque  había niños que debían transportar algún equipaje adicional (instrumento musical, mochila de deporte,….) de manera que debían cargar con un peso de  un 18,3% con respecto a su peso corporal. La mayoría de los niños llevaban  sus mochilas durante 10 minutos o menos en el camino hacia el colegio.

Como vemos uno de los parámetros que se tuvo en cuenta fue la carga de peso que transportaban los niños en sus mochilas, puesto que una de las recomendaciones más habituales que nos solemos encontrar respecto a las mochilas de los niños está dirigida al peso que deben tener. La recomendación más aceptada es la que indica que las mochilas no deben superar el 10% del peso corporal del niño. Sin embargo,  actualmente existen muchas revisiones sistemáticas de la literatura sobre el peso de las mochilas  y la mayoría han llegado a la conclusión que no se puede hacer una recomendación  sobre la carga que puede transportar un niño expresándolo en base a un porcentaje del peso corporal del niño, así como el hecho de que hay poca evidencia científica que apoya una relación causal única  entre el peso de  la mochila y el dolor en la espalda. Si bien, algún estudio ha concluido que la recomendación de que el  niño lleve un peso límite en su mochila de entre el 10-15 % de su peso corporal estaría justifica fisiológicamente, en relación con el consumo de oxígeno,  la ventilación  y la presión arterial que este esfuerzo supone a los niños,  y biomecánicamente,  en relación con la inclinación del tronco, el ángulo que adopta la cabeza con respecto a la columna vertebral y con la influencia  sobre la marcha.

En cuanto al dolor de espalda, habría que empezar diciendo que en la literatura está establecido que existe una alta prevalencia de dolor de espalda inespecífico en los niños.  En el estudio de Dockrell et al.  este dato se corrobora, ya que  encontraron  que un 63% de los niños que participaban el estudio indicaban haber tenido algún tipo de dolor de espalda.

Junto a este malestar  de fondo inespecífico que no tiene relación directa con el uso se la mochila, se estudió la existencia de dolor tras haber cargado con la mochila.  En este caso se detectó que los niños presentaban dolor de hombros y el dolor de parte superior de la espalda tras haber cargado con la mochila unos 10 minutos.   La detección de dos puntos de dolor diferenciados llevó a sospechar a los investigadores  de la posible existencia de causas diferentes para cada una de estas molestias.

Tras el análisis de los datos recogidos estimaron que el dolor de hombros es el que podría  estar más relacionado con el transporte de la mochila.   Pero además, junto a este factor de riesgo, se encontró que las molestias en los hombros podrían estar  relacionadas con la presencia de dolor de espalda previo y  con el género, siendo las niñas presentaban mayor dolor de hombros. Por otro lado,  las molestias en la parte superior de la espalda,  presentaba como factores de riesgo los antecedentes de dolor de espalda inespecífico junto con  factores psicosociales,  como es el hecho de pensar que la mochila es  demasiado pesada.

En resumen, este estudio destaca la alta prevalencia de malestar que presentan los niños antes de transportar la mochila. Así como, si bien es cierto que el hecho de transportar una mochila puede ser un factor de riesgo para el dolor de espalda, no parece ser el único factor, sospechándose  que el origen del dolor en los niños parece tener una  naturaleza multifactorial.  Además los autores destacan que este estudio  proporciona pruebas de que el peso mochila no está asociado directamente con el dolor de espalda en los niños.

En este sentido, otros estudios apunta a también se debería tener en cuenta la posible influencia de otros factores en la aparición del dolor de espalda en los niños como son la falta de ejercicio físico, los malos hábitos posturales, mobiliario inadecuado a la altura de los niños…

En base a todo lo expuesto se pueden establecer una serie de recomendaciones en relación al uso de las mochilas escolares, que pueden ayudar a minimizar algunas de las molestias de espalda que presentan los niños.

Recomendaciones:

En primer lugar se debe indicar que llevar una mochila se puede  considerar como una forma de  actividad física, por lo que es una actividad recomendada para los niños. No llevar una mochila podría ser una barrera a la física actividad y puede negar los beneficios de los ejercicios de resistencia diaria que deben llevar a cabo los niños.

Aunque junto a esto se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • La mochila debe :
    • Ser adecuada al tamaño del niño, no más grande que su espalda de manera que se apoye sobre la zona lumbar, quedando a unos cinco centímetros por encima de la cinturamochilas-escolares-280
    • Debe tener dos tirantes que deben ir apoyados sobre los dos hombros.
    • Los tirantes deben ser anchos y  estar acolchados
    • Las correas de tirantes deben permitir que una cantidad razonable de holgura, aunque se debe procurar que los tirantes estén apretados de forma que la mochila quede pegada al cuerpo.
    • Se recomienda que la mochila tenga dos correas: una en la cadera y otra en el pecho, que permitan distribuir el peso de forma  pareja y  que hagan que la mochila  se mueva lo menos posible.
    • Debe permitir colocar los objetos más pesados más cercanos a la espalda
  • Se debe evitar la sobrecarga de peso. Una de las cosas importantes a tener en cuenta es que a mochila en sí no agregue mucho peso a la carga.
  • Cuando los niños deben transportar más de una mochila u objeto, la recomendación es que lleven una delante y una detrás

En cuanto a las mochilas de carrito se debe decir que presentan cierta controversia.  Por lo que en caso de usarlas se recomienda que sean arrastradas hacia adelante y en las escaleras se cuelguen en los hombros, para evitar  tirar de ella,  ya que se pueden provocar una extensión del hombro (brazo hacia atrás) lo que pone en compromiso la articulación y aumenta el riesgo de padecer lesiones como síndrome subacromial, tendinitis o subluxaciones del húmero.

Esperamos que estas recomendaciones resulten de utilidad a la hora de buscar la mochila más adecuada.

En este vídeo se muestra las características de  una  mochila ergonómica  que fue desarrollada por la empresa de material escolar Miquelrius en colaboración con Hospital Infantil Sant Joan de Déu, la cual tenía en cuenta las recomendaciones mencionadas.

 

También os puede interesar descargar el “Tebeo de la Espalda”, editado por la Fundación Kovacs (2013), donde se enseña a los niños las recomendaciones que deben tener en cuenta para tener un cuidado adecuado de su espalda.

 

Alicia 2

Por Alicia Manzanas García, fisioterapeuta postgraduada en pediatría y actividad física adaptada desde 1999, por la Universitat Autònoma de Barcelona y la Universitat de Barcelona, Máster en Psicologia, Salud y Calidad de Vida, por la Universitat Oberta de Catalunya. Docente en la Universidad Internacional de Catalunya en el Grado, Postgrado y Máster de Fisioterapia en Pediatría desde 2004.

Directora de efisiopediatric y responsable del Servicio de valoración y orientaciones ortésicas para las extremidades inferiores  (+info) 

Docente de los cursos dirigidos a las extremidades inferiores y marcha (+ info)


 

En efisiopediatric podéis encontrar artículos y asesoramiento sobre fisioterapia pediátrica de la mano de expertos. Ofrecemos servicios de consultas y valoraciones especializadas.


 

Referencias bibliográficas

Dockrell  S,  Simms C, Blake C. Schoolbag carriage and schoolbag-related musculoskeletal discomfort among primary school children. Applied Ergonomics. 2015; 51: 281-290.

Mackie H W,  Stevenson J M b, Reid S A,  Legg S J. The effect of simulated school load carriage configurations on shoulder strap tension forces and shoulder interface pressure. Applied Ergonomics. 2005 ; 36 (2):  199–206.

Miquelrius Videos. Mochila ergonómica Miquelrius [Video File] 11 de marzo de 2011. Consultado el 1 de septiembre de 2015. [duración 1:58]. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=XUvWes9VWyw

Núñez M J Las mochilas escolares y el dolor de espalda. n.d.  [Internet Blog] [Consultado el 25 de agosto de 2015]. Disponible en: http://www.madridsalud.es/temas/las_mochilas_escolares.php

Schor E L. Caring for Your School Age Child: Ages 5-12. American Academy of Pediatrics, 2004.

 

Fuentes de las imágenes

http://edukame.com/eligiendo-una-mochila-escolar-adecuada

http://www.elbebe.com/educacion/tipos-mochilas-escolares-ninos

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.