¿Qué beneficios tiene el porteo ergonómico?

 

El porteo es la forma de transporte de bebés o niños que asegura un contacto constante entre el bebé o el niño y el adulto que lo portea.

Las personas contamos con la capacidad de portear a los bebés y niños de manera natural con ayuda de nuestros brazos. Sin embargo, a lo largo de la historia se han ido fabricando diferentes sistemas para poder portear a los bebés y niños de manera similar a como lo hacemos con nuestros brazos, pero dejando éstos libres .

El porteo presenta una serie de beneficios, tanto si se realiza llevando al bebé en brazos como con algún sistema de porteo (a diferencia de otros formas de transportar a los niños), siempre y cuando el portabebés permita llevar a cabo un porteo ergonómico.

Entendemos por porteo ergonómico aquel que respeta la fisiología y fisionomía tanto del bebé como del adulto, lo que proporciona una forma un contacto constante y una postura adecuada para ambos.

Puedes aprender sobre el porteo y los portabebés ergonómicos en el Curso Básico de Porteo para fisioterapeutas pediátricos. Curso acreditado con 1,1 créditos CFC.

 

¿Cuáles son los beneficios del porteo ergonómico?

Se han descrito tres beneficios principalmente:

1. Previene las plagiocefalias posturales

Se ha identificado como factor de riesgo para la aparición de plagiocefalias posturales el hecho de que los bebés permanezcan en decúbito supino durante muchas horas,  preferentemente durante el sueño cuando se adopta como forma de prevención del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Es importante tener en cuenta que cuando los recién nacidos permanecen en decúbito supino sobre una superficie parcialmente mullida y sin control cefálico, apenas tienen oportunidades de movimiento lo que les lleva a permanecer durante horas en la misma postura.

Por el contrario, cuando el bebé va en brazos o en un portabebés ergonómico, su cabeza va apoyada en el pecho del porteador, lo que le proporciona una mayor movilidad gracias a la posición vertical. En el portabebés la cabeza del bebé puede ir sujeta por una tela, proporcionando un sostén flexible que se adapta a la forma de la cabeza del bebé, y no al revés como ocurre en decúbito supino, donde el propio peso de la cabeza presiona la parte posterior o posterolateral .

 

2. Protege el desarrollo de la espalda

El columna del recién nacido es cifótica. Esta forma en “C” es  fácilmente observable cuando ponemos al bebé en posición vertical. Posteriormente, a medida que el niño va levantando la cabeza, se desarrolla la lordosis cervical, hacia el tercer mes de edad.  Entre el sexto mes y el año de edad se desarrolla la lordosis lumbar, a medida que el niño comienza a sentarse y a caminar.

Cuando el bebé es sostenido en brazos, adopta la posición en “C” de manera natural.  Por lo que cuanto más tiempo se respete esta postura fisiológica, mejor para su desarrollo. Portear al bebé o llevarle en brazos,  también le da más posibilidad de movimiento que tumbado, especialmente los primeros meses de vida,  ya que en la postura vertical tiene mayor competencia motriz, especialmente en lo que se refiere al control cefálico, lo que mejora el tono muscular de la columna.

 

3. Protege el desarrollo de las caderas.

La posición fisiológica típica del recién nacido es en flexión(100º), abducción  (45º) y rotación externa, lo que se conoce como “postura en ranita”).  Esta postura permite  por un lado que los bebés puedan ser porteados fácilmente en la cadera, el sitio “normal” de acarreo de bebés en los humanos. Por otro lado, en esa postura la cabeza del fémur se apoya contra el fondo del acetábulo, lo que favorece el correcto desarrollo de la cadera y evita problemas como la displasia.  Esta posición de cadera, junto a la flexión de rodillas, proporciona una posición adecuada en la que no hay tensión en el cuerpo del bebé.

 

Referencias de la información

López Acuña ES, Salmerón Ruiz MA. El porteo ergonómico. http://www.pediatriaintegral.es/publicacion-2014-12/el-porteo-ergonomico/

Fettweise E. Über das Tragen von Babys und Kleinkindern in Tüchern oder Tragehilfen. Orthopädische Praxis. 2010; 46(2): 93-98.

Mawji A, Vollman AR, Fung T. Risk factors for positional plagiocephaly and appropriate time frames for prevention messaging. Paediatr Child Health. 2014; 19(8): 423-7.

Kirkilionid E. Carrying an Infant: More than the Possibility of Child Transport. 002. http://www.babywearingschool.com/drkirkilionis.htm.

Short MA, Brooks-Brunn JA, Reeves DS, et all. The Effects of Swaddling versus Standard Positioning in Very Low Birth Weight Infants. Neonatal Network. 1996; 15(4): 25-31.

Schon R. Natural Parenting-Back to Basics in Infant Care. Evolutionary Psycholog. 2007; 5(1): 102-183.

Price CT, Ramo BA. Prevention of hip dysplasia in children and adults. Orthop Clin North Am. 2012; 43(3): 269-79.

Crisholm J, Navajo Infancy: An Ethological Study of Child Development. Aldine Publishing Company. 1983.

International Hip Dysplasia: Baby carriers, seats and other equipment (http://hipdysplasia.org/developmental-dysplasia-of-the-hip/prevention/baby-carriers-seats-and-other-equipment/)

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Centro de preferencias de privacidad