Aumento de anomalías biomecánicas relacionadas con la antetorsión femoral: menor función de las extremidades, frecuencia de caídas y fatiga

REVISIÓN ARTÍCULO

Increased Femoral Anteversion-Related Biomechanical Abnormalities: Lower Extremity Function

Leblebici, G., Akalan, E., Apti, A., Kuchimov, S., Kurt, A., Onerge, K.,Temellie, Y., Miller, F.

 Gait & Posture. 2019,  70, 336-340


 

Introducción

Las deformidades musculoesqueléticas de las extremidades inferiores afectan las actividades de la vida diaria y su estado funcional. Aunque la calidad funcional mejora más rápidamente con el crecimiento, las influencias de las deformidades pueden deteriorar la calidad de la función de forma más agresiva cuando los niños crecen más rápido. 

El aumento de la antetorsión femoral, que es una mayor torsión hacia adelante de la cabeza femoral en relación con la eje transcondilar de la rodilla con respecto a los rangos específicos para las diferentes edades, es uno de los problemas esqueléticos que pueden reducir la calidad funcional de adolescentes.

El aumento de la antetorsión femoral, generalmente se diagnostica después de los 3 años de edad. Se resuelve gradualmente en la adolescencia temprana. Tiende a ser familiar y es visible en ambas piernas. 

El aumento de la antetorsión femoral también se relaciona con problemas funcionales, como sentarse en la posición “W”, caminar en el patrón de marcha de punta hacia adentro y estar de pie con rótula y rodilla hacia adentro.  Se cuestiona si “w sentado” es la causa o resultado del aumento de la antetorsión femoral.  

Los efectos del aumento de la antetorsión femoral al caminar  se han revelado en niños con desarrollo típico como un aumento de la flexión de rodilla y cadera en la fase de apoyo por disminución de la extensión máxima de rodilla y cadera, momento de flexión de rodilla y generación de potencia máxima de la rodilla.

Algunos niños con aumento de la antetorsión femoral pueden tener síntomas como la parte anterior de la rodilla, dolor, inestabilidad patelar, pinzamiento femora-acetabular y desgarro del labrum. Sin embargo, la mayoría de la población con aumento de la antetorsión femoral son asintomáticos. 

Algunos autores han referido que las quejas de los padres de que sus hijos se caigan, tropiecen o caminen torpemente y se cansen fácilmente pueden ser signos del  aumento de la antetorsión femoral asintomática. Estas quejas, que influyen a nivel funcional del niño, también puede afectar la participación del niño en actividades de tiempo libre.

Dado que el  aumento de la antetorsión femoral influye en el comportamiento de carga típico de las en las articulaciones de las extremidades inferiores,  tropezar, caer y cansarse fácilmente pueden causar lesiones traumáticas y musculoesqueléticas. Además, estas lesiones pueden ocurrir en potenciales atletas jóvenes, lo que acorta su capacidad  de vida profesional deportiva.

 

Objetivo

El objetivo de este estudio fue investigar los efectos del aumento de la antetorsión femoral sobre la función de las extremidades inferiores, la frecuencia de caída y el inicio de la fatiga en niños neurológicamente intactos.

Se hipotetiza que el aumento de la antetorsión femoral puede deteriorar la función de las extremidades inferiores, aumentando las caídas ante velocidades altas. 

 

Métodos

Para comprender los efectos del aumento de la antetorsión femoral en la función de las extremidades inferiores,frecuencia y aparición de fatiga, se llevó a cabo un estudio con 65 participantes con aumento de la antetorsión femoral y 32 pares sanos como control.

Los participantes no tenían anomalías neurológicas y / o musculoesqueléticas previas distintas del aumento de la antetorsión femoral. 

Se llevaron a cabo las siguientes evaluaciones:

 

. Rotaciones de cadera:  Se evaluó la rotación interna y externa de la cadera con goniómetro mientras los participantes estaban en decúbito prono con una extensión de cadera de 0 ° y las rodillas en una flexión de 90 °.

Los niños que tenían un ángulo de rotación interna de la cadera (RI) superior a 60 ° e inferior a 20 ° de rotación externa (RE) de cadera se definió como aumento de la antetorsión femoral. 

 

. Prueba del ángulo de prominencia trocantérea (TPAT): se utilizó para medir la antetorsión en la misma posición que la rotación de la cadera cuando el trocánter mayor del fémur se palpa más prominente. 

Para investigar los efectos puros del aumento de la antetorsión femoral,  los niños con aumento tibial torsión externa (ángulo muslo-pie> 15 °) no se incluyeron en el estudio.

 

 . Formulario de la función de las extremidades inferiores (LEFF): para investigar cómo afecta el aumento de la antetorsión femoral  a la función de las extremidades inferiores se usó el formulario de la función de las extremidades inferiores adaptado a partir de la Prueba de función de las extremidades inferiores (Lower Extremity Function Test) usado en el hospital Wake Forest University Baptist Medical Center hospital.

 Consiste en una escala con 20 ítems, y cada ítem puede ser puntuado entre 0 y 4. Las puntuaciones altas (puntuación máxima de 80) indican peor estado funcional. 

La escala contiene ítems que evalúan el ascenso y descenso de escaleras, correr con talón-dedo, saltar, mantenerse equilibrio al caminar, patear una pelota, caminar largas distancias sin cansarse, caminar sin caerse, subir 3 tramos de escaleras y subir un tramos de escaleras rápido, caminar más de 1 milla, caminar 3 manzanas, andar en bicicleta / triciclo, poder caminar apoyando los talones, capacidad para usar aparatos ortopédicos, caminar con taloneando, capacidad para ponerse los zapatos, estar de pie en un punto y de estar pie con los pies juntos. 

El formulario fue calificado por los padres o los cuidadores teniendo en cuenta el estado funcional general de los niños.

 

. Frecuencia de caídas: para investigar la asociación de la frecuencia de caída y el aumento de la antetorsión femoral. se evaluó la frecuencia de caídas mediante una escala tipo Likert. La escala fue puntuada por la familia o el cuidador, con puntuaciones que oscilan entre 1 y 4 puntos. Las puntuaciones más bajas indican un estado de caída más frecuente 

Además de la frecuencia de caída, también se registró las actividades en las que el niño cae con mayor frecuencia. Las  6 actividades analizadas eran: estar de pie, caminar, caminar más rápido, correr, subir escaleras, caminar sobre terreno irregular.

 

. Fatiga: para comprender si el aumento de la antetorsión femoral causa fatiga o no, también se registró el inicio de la fatiga mediante una escala tipo Likert. La escala fue completada por el familiar o cuidador,  en base a puntuaciones del 1 al 4. Las puntuaciones más bajas indican fatigas más rápidas (1 = fatiga en menos de 5 min, 4 = fatiga después 30 minutos. 

 

 Discusión

El presente estudio investigó los efectos del aumento de la antetorsión femoral en las extremidades inferiores sobre la función, frecuencia de caídas y aparición de fatiga, y los resultados demostraron que la función de las extremidades inferiores se redujo y la frecuencia de caídas aumentó en los niños con aumento de la antetorsión femoral. 

Además, se ha encontrado que la función de las extremidades inferiores empeora a medida que aumenta el ángulo de rotación interna de la cadera. Contribuyendo a la literatura, estos hallazgos sugieren que el aumento de la antetorsión femoral afecta negativamente la actividad de la vida diaria de los niños, aunque no presenten síntomas musculoesquelético.

De acuerdo con el trabajo de Arnold et. (1997), 30-40 ° de anteversión de cadera reduce el momento del brazo de abducción del glúteo medio alrededor del 40-50%, lo que puede contribuir principalmente en el deterioro funcional. 

Además, los niños con aumento de la antetorsión femoral pueden tener diferentes estrategias de movimiento, de manera que no todos los pacientes con aumento de la antetorsión femoral tienen una extensión de rodilla disminuida al final del balanceo. 

Lo que se ha encontrado es que es que el mayor compromiso fue cansarse después caminar una distancia corta, lo que está de acuerdo con la literatura. Desarrollar fatiga en un corto período de tiempo puede aumentar la desventaja biomecánica del niño durante el tiempo de juego y aumentar el riesgo de lesiones durante actividades recreativas o competiciones deportivas. 

Como era de esperar, las frecuencias de caídas eran mayores en el grupo de aumento de la antetorsión femoral en comparación con los controles. A medida que empeora la función de las extremidades inferiores de los participantes, aumenta la frecuencia de las caídas. Lógicamente, hubo una relación moderada entre función reducida de las extremidades inferiores y frecuencia de caída, que puede ser una buena indicación de predisposición a las lesiones en el deporte.  Los niños con aumento de la antetorsión femoral se caen con frecuencia mientras corren, lo cual es una actividad de alto nivel que requiere más coordinación y habilidades motoras que caminar o estar de pie. La frecuencia de caída aumentó a medida que las actividades son más rápidas y requieren más habilidad. Caminar rápido y caminar sobre terreno irregular eran las otras actividades, después de correr, que tenían un mayor frecuencia de caída para los niños con aumento de la antetorsión femoral, respectivamente. 

Además, debido a la alta velocidad, caer durante la carrera puede provocar lesiones más graves que otras actividades, como caminar o estar de pie, por lo que aumenta el riesgo de lesiones y reduce el rendimiento deportivo. 

En la literatura, se informa que aumento de la antetorsión femoral está asociada con dolor de rodilla, inestabilidad rotuliana, pinzamiento femoroacetabular y desgarro del labrum En los resultados obtenidos en este estudio, la función de las extremidades inferiores se reduce mucho antes de haberse desarrollado los síntomas (dolor de rodilla, etc.) en la vida diaria, las actividades recreativas y las actividades deportivas como correr.

Por lo tanto, los niños con aumento de la antetorsión femoral pueden tener una gran potencial de lesiones en actividades deportivas, que implica la parte inferior del cuerpo partes como carreras de velocidad, salto triple, salto de longitud y fútbol. Por lo tanto, las influencias biomecánicas del aumento de la antetorsión femoral deben evaluarse cuidadosamente en diferentes ramas del deporte.

No hubo diferencia entre los dos grupos en términos de inicio de la fatiga. Los autores indican que puede estar relacionado con la mala determinación de los padres en la escala  Likert para la fatiga. 

A pesar de que el aumento de la antetorsión femoral se encontró correlacionado moderadamente con el deterioro funcional en el presente estudio, la marcha con la punta del pie hacia adentro (in-toeing), que se espera que ver ante el aumento de la antetorsión femoral puede no ser el parámetro responsable. Porque no todos los participantes  consintieron realizarse el análisis de la marcha en 3D,  por lo que los datos de progresión del pie durante la marcha no fueron insuficientes para el análisis estadístico. Además, algunos estudios revelaron que los niños con el aumento de la antetorsión femoral  no necesariamente tienen una marcha notable con la punta del pie hacia adentro.

Según la bibliografía y las observaciones clínicas registradas en este estudio, la hiperlaxitud articular también se observa habitualmente con la el aumento de la antetorsión femoral. La hipermovilidad puede ser un factor genético exacerbado para estos niños que interfiere con las alteraciones biomecánicas del aumento de la antetorsión femoral en la función. Por tanto, se necesitan estudios sobre las influencias de la antetorsión femoral y la  hipermovilidad.

 

Conclusión

El aumento de la antetorsión femoral conduce a problemas funcionales, especialmente en forma de  la frecuencia de caídas.  Los parámetros funcionales más difíciles para estos niños eran caminar largas distancias, cansarse, caminar más de una milla, y estar de pie en un punto. Además, el menor tiempo de aparición de la fatiga puede empeorar secundariamente la función de las extremidades inferiores.

 Debido a la mayor frecuencia de caídas y problemas funcionales, los niños con el aumento de la antetorsión femoral pueden estar más indefensos para lesiones, especialmente en actividades de alta motricidad como correr y fútbol.