Efectos de la terapia equina en personas con Trastorno del espectro autista: una revisión sistemática

REVISIÓN DE ARTÍCULO

Effects of Equine Therapy on Individuals with Autism Spectrum Disorder: A Systematic Review

Srinivasan SM, Cavagnino DT, Bhat AN

Rev J Autism Dev Disord. 2018 Jun;5(2):156-175


 

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a múltiples subsistemas que incluyen los dominios de comunicación social, conductual, cognitiva y perceptivo-motora. Las deficiencias principales en el TEA incluyen dificultades de comunicación social, así como presencia de comportamientos e intereses estereotipados y repetitivos. Más específicamente, las deficiencias en la comunicación social incluyen reciprocidad durante las interacciones sociales, reducción de la mirada / contacto visual social, así como retrasos en comunicación verbal y no verbal. 

Además, los niños con TEA también presentan varias comorbilidades tales como dificultades significativas con la regulación conductual y emocional (es decir, ansiedad, agresión, depresión, hiperactividad, rabietas y conductas autolesivas) y dificultades cognitivas en el enfoque de atención, el funcionamiento ejecutivo y la memoria de trabajo. 

También hay evidencia sustancial de deficiencias sensorio-motoras en niños con TEA, incluida la dificultad para modular las entradas sensoriales y deficiencias motoras durante los movimientos coordinados de brazos / piernas,  tareas de equilibrio, así como tareas de imitación y praxis. Además, las comorbilidades en el desempeño sensori-motor se correlacionan e influyen en el desempeño de la comunicación social de las personas con TEA . La limitada exploración del movimiento y torpeza motora puede llevar a perder oportunidades para desarrollar conexiones sociales con compañeros y cuidadores.

Dado que en general las personas con TEA presentan dificultades en múltiples dominios del desarrollo; esto les lleva a requerir el uso de intervenciones multimodales para abordar eficazmente el diagnóstico de las deficiencias y comorbilidades presentadas. 

Tanto las intervenciones convencionales para el autismo basadas en los principios del análisis conductual (como Entrenamiento de Ensayos Discretos (DTT), Terapia de Respuesta Pivote, Modelo Denver de Inicio Temprano (ESDM),  Sistema de comunicación por intercambio de imágenes (PECS)  como enfoques más recientes (como Floortime, Comunicación Social, Regulación emocional y apoyo transaccional (SCERTS), Diferencia individual en el desarrollo, Modelos basado en relaciones (DIR) se centran principalmente en mejorar las habilidades de comunicación, comportamiento y académicas de niños con TEA. 

Por otro lado,  los enfoques basados en ABA utilizan entornos estructurados e indicaciones incrementales para promover comportamientos positivos, los enfoques de desarrollo se enfocan en facilitar habilidades específicas de comunicación social temprana, como la atención conjunta y la imitación.

Estos enfoques tienen evidencia sustancial para mejorar las habilidades de comunicación social y funcional /académicas, pero no abordan las necesidades sensori-motoras de los niños con TEA, por lo que esta revisión sistemática se dirige a las deficiencias en las habilidades de la comunicación pero también en las conductuales y sensoriomotoras.

La equinoterapia implica actividades que se realizan en presencia de un caballo, incluidas las actividades como la hipoterapia y la equitación terapéutica, así como actividades sin montar centradas en los equinos como el aseo y el cuidado del caballo.

Dentro de la equinoterapia encontramos la hipoterapia, la cual implica la utilización  intencionada del movimiento equino por parte de terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas y  logopedas para involucrar los sistemas sensoriales, neuromotores y cognitivos de un individuo y con el objetivo de lograr ciertos resultados funcionales. El enfoque en la hipoterapia está basado en usar el caballo y su movimiento como una herramienta de los profesionales de la salud para lograr objetivos terapéuticos como la mejora del equilibrio, habilidades de procesamiento sensorial,.. 

Por otro lado, encontramos la equitación terapéutica, cuyo enfoque está dirigido a enseñar diferentes tipos de habilidades de manejo del caballo. Una sesión típica de hípica terapéutica implica actividades asistidas montando a caballo y sin montar para promover la actividad física, el bienestar cognitivo, emocional y social de las personas con necesidades especiales. 

Hasta la fecha, se han realizado pocas revisiones sistemática sobre los efectos de la equinoterapia en personas con TEA, encontrando efectos positivos en términos de social, comunicación / lenguaje y estrés / comportamiento, así como una reducción de los síntomas del autismo y evidencia de que las terapias equinas pueden beneficiar a niños y adolescentes con TEA.

 

Objetivo 

El objetivo de esta revisión sistemática es realizar una revisión completa de los efectos de la terapia equina sobre deficiencias en múltiples subsistemas / dominios en individuos con TEA, incluyendo habilidades sociales, comunicativas, conductuales y sensori-motoras, así como resultados funcionales que incluyen el funcionamiento adaptativo general y la calidad de vida.

 

Métodos

Se buscaron estudios en cinco bases de datos electrónicas comunes asociadas con los campos de la salud, psicología, salud aliada y educación, que reportaban datos sobre los efectos del tratamiento de la terapia “equina”.

Discusión

La revisión se basó en 15 estudios experimentales y cuasiexperimentales que evaluaron el impacto de las intervenciones de THR y HIP en 294 niños y adolescentes con TEA. 

En términos de calidad metodológica, un poco más de la mitad (8 de 15) de estos estudios ofreció evidencia de Nivel I o II, mientras que el resto calificó como evidencia de Nivel III o IV.

Aunque la mayor parte de los estudios proporcionaron una descripción adecuada de los procedimientos del estudio, incluido el entorno del estudio, personal involucrado, actividades realizadas, etc., solo alrededor de una cuarta parte de los estudios evaluó realmente la fidelidad / integridad del tratamiento durante las semanas de intervención. Del mismo modo, sólo 4 de los estudios evaluaron los beneficios a largo plazo o la generalización del entrenamiento tras las experiencias equinas a corto plazo. 

La equinoterapia, por su propia naturaleza, tiene el potencial de afectar a múltiples subsistemas, por lo que se encontró que la mayoría de los estudios evaluaron los efectos de las terapias equinas en múltiples habilidades en TEA. Sin embargo, la mayor parte del trabajo encontrado estaba dirigido a evaluar los efectos de la equinoterapia en la comunicación social, los resultados conductuales y motores.

La revisión sugiere efectos positivos consistentes y confiables de las terapias equinas a corto plazo sobre las habilidades conductuales en TEA. 

También se ha encontrado que  están surgiendo pruebas prometedoras similares con respecto a la utilidad de las terapias equinas para mejorar la comunicación social, las habilidades sensoriales y perceptivo-motoras en los TEA. Sin embargo, debido al reducido número de estudios (de alta calidad) y resultados algo contradictorios entre los estudios que utilizan las mismas medidas de resultado hay una clara necesidad de investigación rigurosa en estos dominios. 

El estado actual de la evidencia sobre las terapias equinas no permite hacer ninguna afirmación con respecto a los efectos de estas terapias en las habilidades de cognición, variables fisiológicas, habilidades funcionales o calidad de vida de las personas con TEA

 

Implicaciones clínicas

A partir de la información obtenida con revisión los autores de la misma exponen las siguientes recomendaciones relativas a la evaluación y tratamiento de los niños y adolescentes con TEA:

En relación a las medidas de evaluación, se recomienda que siempre que sea posible, se utilice una combinación de herramientas cualitativas y cuantitativas (cuestionarios para padres, pruebas estandarizadas, codificación de video) para evaluar el impacto de las actividades asistidas por equinos en TEA. De manera similar, al utilizar medidas de dominio general y de dominio específico, se puede  medir el impacto de la intervención en el desarrollo general del niño, así como detectar efectos de tratamiento sutiles y más matizados dentro de dominios específicos.

En relación al tratamiento, esta revisión sugiere que con el fin de obtener cambios en el comportamiento en las personas con TEA, las intervenciones basadas en equinos deben proporcionarse durante al menos 1 mes; aunque se observan mejoras más sólidas sólo si las actividades equinas se continúan durante al menos 3 a 6 meses. Una mayor duración de la intervención proporciona al individuo suficiente tiempo para acostumbrarse al caballo, superar la ansiedad asociada con actividades novedosas y entablar una relación con el caballo. La mayoría de las intervenciones se proporcionaron a la frecuencia de 1 sesión / semana (con pocos estudios que proporcionan 2 sesiones / semana) con una duración de entre 30 y 60 minutos. 

Las actividades terapéuticas practicadas debe centrarse en las habilidades de manejo relacionadas con la equitación, habilidades de montar a caballo,  así como juegos y actividades en grupo que se centren en abordar las deficiencias en la comunicación social y la percepción motriz en el TEA.

Dado que el TEA es un trastorno dentro de un espectro y los desafíos que enfrentan los individuos con este diagnóstico varía significativamente, se recomienda adaptar la intervención a las necesidades específicas del individuo, incluida la elección de actividades, el nivel de apoyo brindado, naturaleza individual o grupal de la capacitación, cantidad de práctica brindada, y la progresión de las actividades durante el entrenamiento

Conclusiones

 

Aunque se encontró una variabilidad considerable entre los estudios en términos de las características de la muestra, características de la intervención, resultados y herramientas de evaluación utilizadas, así como la magnitud y dirección de los efectos del tratamiento informados para diferentes tipos de los resultados, el análisis cualitativo y cuantitativo combinado llevado a cabo sugiere efectos inmediatos de las intervenciones de equinoterapia a corto plazo sobre las habilidades conductuales en los TEA.

Se ha encontrado alguna evidencia que respalda la utilidad de las terapias equinas para mejorar la comunicación social y perceptivo-motora en personas con TEA. Sin embargo, los efectos de actividades asistidas por equinos sobre habilidades cognitivas y funcionales / calidad de vida de personas con TEA han sido poco investigadas.