Una historia sencilla: terapia para niños con necesidades complejas

Una historia sencilla: terapia para niños con necesidades complejas.

Dos casas, de dos familias, con diferentes historias. Gracias al siguiente vídeo conocerás cómo viven las familias 22 y 24, que han tenido un bebé al mismo tiempo, pero con necesidades totalmente distintas.

«En una ciudad cualquiera, en una calle cualquiera había dos casas: los números 22 y 24. Ambas casas están llenas de expectación: el sueño de los primeros pasos, jugar en el parque; a lo mejor un día, la graduación…

Cuando una bebé llegó al número 22, estaba radiante de globos, pancartas y una gran alegría. Pero el bebé del número 24 tuvo un difícil comienzo. Sus papás le abrazaban desde una caja de plástico cerrada, con miedo y rodeados de monitores y médicos. Cuando por fin llegó a casa, en el número 24 le dieron una bienvenida con globos, pancartas y una gran celebración.

Cuando cayó la noche, ambas casas aprendieron su nueva “normalidad”. Sueños interrumpidos, dormir poco… y dormir absolutamente nada.

Las dos familias tenían muchas preguntas. Para la del número 24 el día estaba lleno de citas: con el doctor, medicación, ambulancias. La bebé del número 22 de sentada pasó a gatear, de gatear a andar. Pero el bebé número 24 necesitaba apoyo para ponerse de pie, ayuda cuando se tumbaba y asistencia para sentarse. En cada posición tenía que ser sostenido como un recién nacido, hasta que un día tuvo su propia silla especial. ésta sujetaba su pelvis, tronco y cabeza, manteniéndole alineado como un precioso girasol 🌻 que busca el sol y necesita constante soporte para seguir creciendo derecho.

La noche llegó, y ambos niños del número 22 y el número 24, pasaban en la cama tres veces más tiempo del que pasaban en la escuela. Durante todo ese tiempo la gravedad presionaba al niño del número 24 en cualquier posición en la que estuviera. Mientras que la niña número 22 de un lado se movía al otro y no paraba quieta, la presión de la gravedad  y los movimientos reducidos conspiraban para “aplastar” al niño del número 24, de forma que sus caderas rotaran y su columna se torciera.

Pero esto fue hasta que los profesionales y sus padres hicieron una cosa sencilla. Ahora, el niño con el número 24 duerme con soporte en ambos lados, rodillas y piernas con un sistema de apoyo al sueño. Mientras sus hormonas del crecimiento están siendo liberadas en silencio, el tono de sus músculos está relajado, se usa la fuerza de la gravedad y el movimiento reducido para mantener su simetría, asegurar su pelvis en línea, mantener neutras sus caderas y piernas, y la espalda recta. Tres simples cosas que pueden cambiar su vida

No esperaba convertirme en un residente del número 24, nadie lo hace. No había planeado aprender acerca de medicaciones, terapias o cuidados posturales. Pero tomo la información que me dan, junto con los retos de la vida real y hago lo mejor que puedo porque como padre puedo marcar la diferencia en el futuro de mi hijo, y su calidad de vida».

▶ Imágenes y texto extraído del video original de Simple Stuff Works Associates SSWA.


En efisiopediatric puedes encontrar artículos y asesoramiento sobre fisioterapia pediátrica ya que ofrecemos un servicio de consultas y valoraciones especializadas, disponibles las 24h los 365 días.


 

Compartir artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Este artículo todavía no tiene ningún comentario.

Deja un comentario