¿Qué es la espina bífida?

18_07_2017

En este artículo, Elena Contell, nos habla de la segunda causa de discapacidad en la infancia (después de la parálisis cerebral): la ESPINA BÍFIDA.

 

En España, entre 8 y 10 por cada 10000 recién nacidos presenta un defecto del tubo neural, y  más de la mitad de los casos se trata de una espina bífida.

Tal vez hayamos oído hablar de ella o  tal vez no,  pero… ¿qué es eso de espina bífida? ¿A qué hace referencia este curioso nombre?

 

Una alteración que  tiene lugar durante el desarrollo fetal

Para comprender la espina bífida, hemos de conocer cómo se forma el sistema nervioso de una persona durante las primeras fases de su desarrollo prenatal .

 Espina bífida 4

Durante la 4ª semana de gestación, cuando ni siquiera la mayoría de mujeres saben que están embarazadas, es cuando se produce el cierre del tubo neural.

En los primeros momentos de vida del nuevo ser (embrión) somo como una placa (placa neural), la cual se enrolla sobre sí misma, permitiendo la formación de lo que se conoce como  tubo neural, del cual más se van a formar  la columna vertebral y la médula espinal.

En el momento de producirse este pliegue, si el tubo no se cierra por completo, nos encontraremos con patologías como la ESPINA BÍFIDA , que causa daños más o menos graves en la médula espinal.

 

¿Por qué se produce este fallo en el cierre del tubo neural?

Las causas no están claras, aunque se asocia a factores genéticos y ambientales. Igualmente, se sabe que la ingesta de suplementos de ácido fólico por parte de la madre antes y durante el embarazo  puede ayudar a reducir el riesgo hasta en un 70%.

La malformación se puede dar a cualquier altura de la columna, aunque, predomina la zona más inferior, conocida como zona lumbosacra.

espina bífida

 

La vértebra queda abierta en su parte posterior

El fallo del cierre de este tubo hace que las vértebras no se formen por completo en su zona posterior, es decir que la parte posterior de la vértebra que debería acabar en una punta queda abierta en dos partes, por eso se llama “espina bífida”.

En este caso cuando tocamos la columna por encima de la piel, tendrían dos puntas en lugar de una, al no haberse juntado ambos lados.

Si miramos una vértebra desde arriba, podemos observar que queda un agujero entre las partes de delante y detrás de la misma que, al ir una vértebra encima de la otra, forman lo que se llama el canal medular. En el interior de este canal podemos encontrar la médula espinal, cubierta de tres capas de protección, las meninges, y líquido entre ellas, el líquido céfalorraquídeo (LCR). A los lados de cada vértebra salen raíces de nervios que se dirigen a todas las partes del cuerpo.

espina bífida 1

 

Existen varios tipos de espina bífida

El fallo en el cierre del tubo neuronal, no siempre se produce de la misma forma y eso lleva a que  existan varios tipos de espina bífida, con  secuelas diferentes para la persona.

Distinguimos los siguientes tipos:

-Espina bífida oculta: es la forma más benigna, es decir la que menos secuelas tiene para la persona.

En este caso no hay un correcto cierre de las vértebras pero  las estructuras que pasan por dentro del canal medular no se ven afectadas.

Su diagnóstico puede producirse cualquier etapa de la vida, muchas veces por casualidad, mediante una radiografía; dado que no da lugar a síntomas neurológicos. Lo que suele observarse son alteraciones en la piel hemangiomas o un pequeño bulto palpable, o vello.

Hay otros casos en los que la alteración es más importante y  se observa  a simple vista ya que se hay un quiste o gran abultamiento en la espalda. En este caso se conoce como espina bífida quística.

Dentro de este tipo, se distinguen varios subtipos según las partes afectadas:

Lipomeningocele: en este tipo el quiste está lleno de tejido graso, el cual puede penetrar en el conducto medular, y presionar la médula, lo que puede dar lugar a secuelas neurológicas.

Meningocele:  en otros casos,  parte de las estructuras que  de manera normal están dentro del canal medular se salen, como son el  líquido cefalorraquídeo (LCR; el líquido que envuelve todo el Sistema Nervioso Central) y las meninges (membranas que lo protegen). En estos casos pueden haber  alteraciones neurológicas, aunque suelen ser  mínimas.

La última forma es la conocida como mielomeningocele: Es la forma más grave, y por desgracia, la más frecuente.  En estos caso se sale del canal medular todo su contenido, es decir el líquido cefalorraquídeo, las meninges, las raíces nerviosas y la médula. Dado que se afectan estructuras nerviosas importantes las secuelas también lo son.  

Más adelante revisaremos otros aspecto relacionados con esta alteración congénita.

Espina bífida 2

Espina bífida 3


En efisiopediatric podéis encontrar artículos y asesoramiento sobre fisioterapia pediátrica de la mano de expertos. Ofrecemos servicios de consultas y valoraciones especializadas.


Bibliografía

http://www.diariolaregion.net/2016/11/22/la-espina-bifida-es-la-segunda-causa-de-discapacidad-fisica-en-la-infancia/

 http://espinabifidavalencia.org/espina-bifida/datos-de-eb-en-espana-y-comunidad-valenciana/

Fagoaga J; Macias L. “Fisioterapia en Pediatría” Ed. McGraw-Hill. Capítulo 8.

Fuente de las  imágenes  

http://www.uaz.edu.mx/histo/MorfoEmbrio/Carlson/cap05/05_10.jpg –> tubo neural.

http://www.pelinks4u.org/articles/adapted0808_c.htm

http://www.daviddarling.info/encyclopedia/S/spina_bifida.html

http://www.humpath.com/spip.php?article10657

www.youtube.com/watch?v=7Yp5xE3vQNE

 

Elena 2Por Elena Contell Gonzalo, fisioterapeuta graduada por la Universidad de Valencia y Máster en Fisioterapia Pediátrica por la Universidad Internacional de Cataluña desde 2016. Desde 2012 voluntaria en una escuela para niños con y sin discapacidad. Ha desempeñado la labor de fisioterapeuta en el Colegio de Parálisis Cerebral Infantil de Cruz Roja y en la Unidad de Daño Cerebral de la Red Menni en Valencia. Formación en Terapias Asistida con Animales con la Fundación A cavall.

Compartir artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Este artículo todavía no tiene ningún comentario.

Deja un comentario