Fundación ONCE

La Fundación ONCE, Organización Nacional de Ciegos Españoles, es un instrumento de cooperación y solidaridad, no solo para las personas ciegas, sino también para otros colectivos de personas con discapacidad. Desde sus orígenes, la Fundación ONCE trabaja para mejorar las condiciones de vida y fomentar la inclusión social de todas las personas discapacitadas, contribuyendo a hacer efectivo el principio de igualdad de oportunidades y no discriminación que persiguen todas las entidades.

7. fundación ONCE

Para alcanzar su misión, la Fundación ONCE, colabora con administraciones, instituciones y entidades, públicas o privadas, implicadas en el desarrollo económico y social, para fomentar la solidaridad y la cohesión social de todas ellas, y promover el empleo y la formación para las personas discapacitadas.

Cualquier persona afectada de discapacidad física, psíquica, sensorial o mental puede beneficiarse de las prestaciones de la Fundación ONCE; ya que abarca distintos ámbitos de la discapacidad, entre ellos el pediátrico.

La mayoría de las patologías pediátricas, a parte del retraso psicomotriz, implican alteraciones sensoriales como déficit visual, problemas auditivos, retraso cognitivo, etc.

La integración sensorial es la función del sistema nervioso que asimila la información del entorno, y obtiene la percepción correcta de la situación que nos rodea. “Escaneamos” la realidad a través del gusto, la vista, el oído, el tacto, el olfato, el movimiento, la gravedad y la posición corporal. La secuencia lógica de este proceso es percibir, organizar y responder; sin embargo, muchas veces una o varias partes de la secuencia se ven afectadas.

La integración y el funcionamiento correcto del sistema sensorial es la base para un desarrollo óptimo de las capacidades como concentración, planificación, praxis, aprendizaje académico, autocontrol y habilidad motora.

Existen un sin fin de causas que pueden provocar alteraciones en la integración sensorial, entre ellos están: la prematuridad,existencia de malformaciones en el sistema nervioso, síndromes dismórficos, hijos de madres/padres con patología mental, requerimiento de ventilación mecánica prolongada, síndromes malformativos, enfermedades graves, hidrocefalia, infecciones congénitas/postnatales, antecedentes familiares tóxicos, niños hipoestimulados/hiperestimulados, historia/entorno traumático, etc.

¿Cómo puede la fisioterapia pediátrica ayudar a los niños con alteraciones sensoriales?

Establecer un diagnóstico de estas alteraciones durante los primeros años de vida puede ser crucial. La fisioterapia pediátrica colabora en ello gracias a las herramientas de valoración y exploración que dispon, y también al ojo clínico del fisioterapeuta pediátrico, experto en detectar aspectos que se alejan del desarrollo típico de los niños.

Es muy importante establecer unos objetivos y un tratamiento individualizado y adecuado a partir de un diagnóstico preciso, ya que el tratamiento de fisioterapia pediátrica variará mucho en función de la afectación. Cuando hay una afectación del sistema sensorial, independientemente de la sintomatología, el abordaje terapéutico desde la fisioterapia pediátrica puede ser muy extenso, no solo en lo referente a los aspectos físicos del niño.

Actualmente, la fisioterapia pediátrica se ha vuelto imprescindible a la hora de valorar y modificar el entorno del niño, con el fin de mejorar su calidad de vida y la de su familia. Lo importante es que el niño sea funcional en su día a día, y para ello, muchas veces es necesario adaptar el entorno a sus necesidades, y disponer a los papás de herramientas que puedan ser de utilidad. Es por ello que la fisioterapia pediátrica tiene que estar presente en la vida de estos niños, junto a otras disciplinas sanitarias.

Fuente de la imagen:

Página web de la asociación: http://www.fundaciononce.es/