¿Por qué la fisioterapia pediátrica precisa de una formación especializada?

cof

– ¿Te gustan los niños? – Sí. – ¿Y qué haces, les das masajes también? – Bueno, si hace falta sí, pero eso es la menor parte de un trabajo de rehabilitación con niños.

Así suele ser la conversación cuando alguien (paciente, amigo o conocido) sabe de mi interés por la fisioterapia pediátrica. Esto me hace pensar, me gusta tratar con niños y ayudarles. Pero creo que me gusta ayudar en general. Quizá prefiera relacionarme con un niño, es una relación más sencilla, que no fácil. La fisioterapia y hablando más concretamente de la fisioterapia pediátrica me da lo oportunidad de ayudar al paciente, en este caso al niño y al papá o a la mamá que vienen con una preocupación. Se podría decir que el tratamiento se extiende más allá del bebé, niño o adolescente. En un caos de información y de aprendizaje tuve la suerte durante la carrera de iniciar el contacto con niños en una escuela de educación especial. A primera vista resultó desconcertante y duro. Aún tengo en la cabeza esa imagen en el comedor del colegio donde todos los niños esperaban a que el profesor o cualquier terapeuta les condujera o les diera el aviso para poder ir a su respectiva aula. Ese día marcó el inicio de lo que me he propuesto desde entonces.

Primero habría que explicar el porqué realizar una formación especializada en pediatría. Como todos sabemos, la fisioterapia abarca muchos campos y durante la carrera se intenta abordar todas las especialidades. Tuve algunas clases de pediatría, pocas para mí gusto. Y pude realizar las prácticas durante un mes y medio aproximadamente, aún así los conocimientos que se adquieren son muy generales y en ocasiones poco actualizados. Habiéndome diplomado continué mi formación con cursos, charlas y, además, tuve la oportunidad de trabajar durante un tiempo en población infantil. Todo esto me ayudó a mejorar y entender un poco más sobre este mundo. Pero aún así, siempre quedan dudas sobre si lo que se hace es lo mejor, si lo que se hace sirve… Dudas que no sabes muy bien qué responder. Por eso me decanté por realizar una  formación más potente que me ayudara a crecer a nivel profesional.

Una formación más específica en el ámbito de la pediatría da la oportunidad de mejorar y cuestionarse cosas que se dan por sabidas (conocimientos aprendidos durante la carrera, ayuda a justificar nuestras acciones terapéuticas a través de la documentación científica, ofrece conocimientos de cómo mantenerse actualizado, etc.). Aporta las herramientas necesarias para abordar el tratamiento de niños con discapacidad así como formación y el conocimiento de los distintos ámbitos de actuación de la fisioterapia pediátrica (hospitales, centros de desarrollo, escuelas especiales…). Y la importancia de entender que tratar a un niño no es lo mismo que tratar un adulto. Primero porque un niño es una persona que se está desarrollando tanto física como psicológicamente y por ello requiere de una atención diferente. Por otro lado, hay que entender que el niño viene, de manera inherente, acompañado de su familia.

Siendo alumno de un Máster Universitario especializado en Fisioterapia Pediátrica, he podido comprender de manera paralela la teoría y la práctica del abordaje centrado en la familia. He podido indagar y recopilar información durante mi formación sobre la necesidad de incluir a los cuidadores en la terapia. Ver la repercusión de que los cuidadores estén capacitados para afrontar la realidad con la que les ha tocado vivir. Y sobre todo, entender que el éxito del tratamiento pasa por el empoderamiento de la familia ya que al fin y al cabo son ellos quienes podrán ofrecer oportunidades para aprender a su hijo y potenciarán sus capacidades. Plasmar los conocimientos en el papel y poder ver la realidad de las familias me ha ayudado a ampliar mi visión y mi entendimiento. En la práctica se aprende a empatizar y a valorar el esfuerzo que realizan, te enseñan y creces como persona. Habiendo estado varios meses aprendiendo en un centro de desarrollo infantil y atención precoz he podido reflexionar sobre muchas cosas. Hay un trabajo previo con la familia, conocerla y saber del niño a través de los padres es primordial. Al igual que crear un vínculo a través del respeto, la escucha y la empatía. Las familias me han  integrado permitiéndome conocer y hablar de aspectos relacionados con su hijo además de sus intereses y preocupaciones. También he podido conocer el trabajo de un grupo de personas (psicólogos, terapeutas ocupacionales, logopedas…) que entiende al niño en su globalidad.

La pediatría es una de las muchas especialidades dentro de la fisioterapia. Pero una vez te sumerges en ella te das cuenta que la cantidad de información y conocimiento en esta especialidad también es muy extenso. La fisioterapia pediátrica engloba diferentes entidades: las enfermedades neuromusculares, los problemas respiratorios, lesiones cerebrales, problemas congénitos, problemas posturales u ortopédicos… Y así hasta un sinfín de variedades dentro de esta especialidad. Igual que no pretendemos que un cardiólogo opere algo relacionado con el cerebro pero sí, que sea conocedor de los problemas que puede ocasionar y que sea capaz de derivar al paciente a un especialista más capacitado. Sería razonable, pues, pensar que una persona que se quiere dedicar a la fisioterapia en pediatría tenga un conocimiento más profundo (no de ser un experto de todas las variedades)  para ir desarrollándose y mejorar profesionalmente a algo más específico. Favoreciendo la atención a los pacientes, y además ser consciente de sus limitaciones.

 

Es por eso que creo que la especialización es tan necesaria. Nos permite abarcar un conocimiento que nos hace mejores y da un mayor reconocimiento al ámbito y a la profesión a la que nos dedicamos (en este caso a la fisioterapia en pediatría). Una formación específica y especializada nos brinda la oportunidad de cimentar la base de nuestros conocimientos y nuestras futuras experiencias.

Redacción: Juan José Furniet Costa.


Desde efisiopediatric  te brindamos la oportunidad de acceder a una formación específica y especializada en Fisioterapia Pediátrica, que te va a permitir ampliar y actualizar tus conocimientos en todo momento.

 

Compartir artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Este artículo todavía no tiene ningún comentario.

Deja un comentario