Toxina botulínica

La toxina botulínica es una neurotoxina que actúa a nivel de la unión neuromuscular, siendo el serotipo A el más utilizado en espasticidad infantil. Su administración intramuscular bloquea la liberación de acetilcolina en la placa motora, produciendo una denervación química reversible que ocasiona un grado variable de debilidad muscular y una disminución del tono muscular. El máximo efecto se alcanza aproximadamente al mes y su duración se mantiene alrededor de 3-4 meses.

Compartir artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Este artículo todavía no tiene ningún comentario.

Deja un comentario