APREM

La Asociación de Padres de Niños Prematuros, APREM, es una asociación fundada en 1999, en la que padres y madres de niños y niñas prematuros tienen una presencia activa en todo lo relativo a la atención de los niños nacidos de forma prematura y a la problemática asociada a la condición de prematuridad. Además, APREM es un punto de encuentro, apoyo y aprendizaje, donde los padres de niños prematuros se sienten escuchados y pueden compartir las preocupaciones y/o dudas que les surgen a lo largo del camino.

Saima_DSC_1087[1]

 

Por otro lado, APREM busca ser una figura activa en todo lo referente a la atención de los niños prematuros; por lo que quieren proyectarse a nivel nacional, y no sólo dirigirse a los padres de estos niños, sino también a profesionales del ámbito sanitario, a futuros papás que tienen un embarazo de riesgo, y a los diferentes organismos de las Administraciones Públicas.

El objetivo de APREM es que los niños con la condición de prematuridad puedan alcanzar su máximo potencial de desarrollo físico, intelectual y emocional, así como el máximo nivel de normalización e integración.

En general, un niño prematuro se define como aquél que nace antes de la semana 37 de gestación y/o con un peso inferior a los 2500g. Sin embargo, la prematuridad significa mucho más: es la Circunstancia neonatal que conlleva el riesgo más elevado de mortalidad, morbilidad (riesgo de enfermar) y discapacidad. Es especialmente importante que los papás de bebés prematuros conozcan las complicaciones, secuelas y/o enfermedades que pueden aparecer en estos niños, para que tengan la opción de reaccionar prematuramente y así paliar las posibles consecuencias.

Los niños prematuros pueden presentar trastornos neurológicos, problemas respiratorios y/o cardiovasculares, alteraciones sensoriales (sordera, alteración visual), complicaciones del comportamiento (aprendizaje), retraso en el desarrollo psicomotor, alteraciones de crecimiento, complicaciones nutricionales, problemas sociales, etc. los cuales pueden aparecer hasta el final del periodo de maduración.
http://cuidadoinfantil.net/category/meses-del-bebe/bebe-prematuro
¿Cómo puede la fisioterapia pediátrica ayudar a los niños prematuros?

La fisioterapia pediátrica tiene mucho que aportar a los niños prematuros a través de la detección precoz y la atención temprana. Las herramientas de valoración de las que dispone la fisioterapia pediátrica son fundamentales para la detección de posibles complicaciones, y para su abordaje terapéutico.

Actualmente, el fisioterapeuta pediátrico dispone de los conocimientos y las herramientas necesarias para proponer un plan terapéutico desde que el niño está en la UCI, y así poder minimizar las deficiencias neuromotrices y prevenir futuras complicaciones. Asimismo, el fisioterapeuta pediátrico puede enseñar a los padres el posicionamiento más favorable para el desarrollo del bebé, y los nuevos métodos o cuidados que beneficiarán al niño.

Por otro lado, la fisioterapia pediátrica adopta un papel importante en el abordaje de patologías respiratorias, no solo en la etapa hospitalaria, sino también a lo largo de los primeros años de vida. Así mismo, la fisioterapia pediátrica también tiene un papel destacado en la mejora de reacciones visuales y auditivas, el equilibrio, el desarrollo sensorio-motriz, etc. de estos niños.

A pesar de que el niño prematuro presenta una apariencia frágil o vulnerable, son bebés luchadores y resistentes, que se harán más fuertes gracias al vínculo que crearán con sus papás.

Fuente de las imágenes

Página web de la asociación: www.aprem-e.org