ADAYO PBO

La Asociación de Ayuda y Orientación Parálisis Braquial Obstétrica, ADAYO PBO, surgió como página web en el año 2008, tras la creación de un blog en internet por parte de un papá con un hijo con parálisis braquial obstétrica (PBO), en el cual explicaba lo que hacía para ayudar a su hijo. Actualmente, ADAYO PBO lo forman adultos y niños con PBO junto con sus padres, quienes son el motor de la asociación.

El objetivo principal de ADAYO PBO es divulgar y concienciar sobre la parálisis braquial obstétrica, además de contribuir en su prevención y mejorar la calidad de vida de los niños y sus familias. Los asociados se implican en aportar a otros padres los conocimientos adquiridos a lo largo de su experiencia con la lesión, proporcionando una información objetiva, honesta y práctica. Así pues, ADAYO PBO es un gran medio de apoyo mutuo y solidaridad.

bebe PBO

 

En la página web de ADAYO PBO los papás con niños afectados pueden encontrar una guía educativa, que les ayudará en los primeros meses de vida del bebé; además de información orientativa para la tramitación de ayudas y todo lo referente al procedimiento legal, junto con varios enlaces de interés y de orientación. Por otro lado, también disponen de una información adecuada para educadores y cuidadores de niños con PBO, para ayudarles a entender las necesidades particulares de cada niño.

¿Cómo puede la fisioterapia pediátrica ayudar a los niños con parálisis braquial?

La parálisis braquial obstétrica es una lesión de los nervios periféricos del plexo braquial (en el brazo), sobrevenida por un traumatismo producido durante el parto. Habitualmente, se asocia a partos complicados en los que se produce una tracción con demasiada fuerza y/o de forma incorrecta del brazo del bebé, o por el hecho de que el niño se presente de nalgas. Como consecuencia de la lesión, se produce una pérdida de movilidad y/o sensibilidad del miembro superior, y dependiendo de la magnitud de la lesión, afectará al brazo, el antebrazo y/o la mano. Según la extensión y gravedad del traumatismo, se distinguen diferentes categorías. Además, la PBO puede ir acompañada de lesiones asociadas (fractura de clavícula, fractura del húmero, parálisis facial, etc.).

La fisioterapia pediátrica es la terapia conservadora y no invasiva de elección para estos niños. Pese a que la fisioterapia no tiene una repercusión directa sobre la lesión nerviosa, sí influye sobre la prevención de la instauración de deformidades y en la mejora de la funcionalidad del miembro afectado. El entrenamiento motor mediante la fisioterapia pediátrica debe iniciarse en las primeras semanas de vida y mantenerse de forma continua en el tiempo.

Los tratamientos ofrecidos desde la fisioterapia pediátrica se plantean de forma individualizada y se va adaptando a las mejorías y/o necesidades de cada niño, incluyendo básicamente la aplicación de movilizaciones pasivas, ejercicios activos, férulas, ergoterapia, kinesiotaping, terapia restrictiva, etc.; además de la estimulación sensorial. También, hay que tener en cuenta que los papás tendrán un peso importante en el seguimiento del tratamiento en casa.

Por otro lado, la fisioterapia pediátrica también puede ser de gran ayuda para el diagnóstico, ya que este se realiza tras un examen clínico, mediante la observación directa de la posición y movimientos que puede realizar la extremidad afectada. El fisioterapeuta pediátrico, como experto en el análisis de movimientos y posturas, es uno de los profesionales más indicados para realizar el diagnóstico.

 

Fuente de la imagen:  http://www.parcdesalutmar.cat/mar/paralisi_braquial_obstetrica.pdf
Página web de la asociación: http://www.adayo-pbo.es/